Impactante erupción del volcán Kilauea en Hawai

El gran volcán Kilauea, ubicado en la Isla Grande de Hawái, entró en erupción el domingo por la noche. Por ahora, la erupción no representa una amenaza importante para la población de la isla, pero el volcán permanece activo y pueden ocurrir nuevos episodios.

volcán Kilauea Hawai
Las cámaras dentro del Parque Nacional de los Volcanes en Hawai capturaron el momento en que el volcán Kilauea entró en erupción. Foto: Observatorio de volcanes de Hawai / USGS.

El volcán Kilauea ha estado más o menos tranquilo desde agosto de 2018, la última vez que hizo erupción y sacudió la Isla Grande de Hawái, pero poco después de las 9:30 p.m. (hora local de Hawái) del domingo 20, el volcán grande volvió a activarse.

La nueva erupción de este domingo sucedió en el cráter Halema'uma'u, dentro de la cumbre del volcán Kilauea, la misma donde ocurrió la erupción de 2018. La lava de la erupción hirvió el agua del lago que existía dentro del cráter, formando un nuevo lago de lava. Después de la erupción inicial, las torres de lava en erupción alcanzaron hasta 50 metros.

Esta nueva erupción comenzó el domingo y continúa evolucionando rápidamente, según un comunicado del Observatorio de Volcanes de Hawái del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS).

Momentos después de la erupción a las 10:36 pm (hora local), un terremoto de magnitud 4.4 en el lado sur del volcán sacudió la Isla Grande de Hawai, pero no se registraron daños significativos. USGS dijo que había recibido más de 500 informes de personas que sintieron el terremoto levemente.

El Servicio Meteorológico Nacional (NWS) en Honolulu emitió una advertencia sobre una posible caída de ceniza en las regiones suroeste del volcán, debido a los vientos alisios en la región. La Defensa Civil incluso pidió a la población que permaneciera en sus hogares, ya que la exposición a cenizas volcánicas puede causar irritación en los ojos y el tracto respiratorio.

Sin embargo, unas horas después, la Defensa Civil dijo que no había detectado ninguna caída de ceniza, ya que la mayor parte de la columna de humo que salía del volcán era vapor de agua de la evaporación del lago desde su cumbre.

Por el momento, la erupción no representa una amenaza importante para la población de la isla, ya que la erupción se está produciendo en la cima del volcán y las casas están muy por debajo y más lejos. Pero esta situación puede cambiar, ya que pueden ocurrir nuevas erupciones y no son muy predecibles.


Según el Observatorio de Volcanes de Hawai, el volcán ya mostraba signos de actividad subterránea en las últimas semanas y meses. Desde septiembre de ese año, partes del volcán, incluida la cumbre, se expandían. A partir de noviembre, comenzaron a ocurrir pequeños terremotos justo debajo de la cumbre y en otras regiones del volcán.

El volcán Kilauea es uno de los volcanes más activos del mundo y entra en erupción con regularidad. En la última erupción en 2018, el volcán arrojó lava durante 4 meses, destruyendo un total de 700 hogares en la Isla Grande. En algunas partes de la isla, las capas de lava acumulada alcanzaron hasta 24 metros de espesor.