meteored.com.ar

Sequía en el norte de la Patagonia y Cuyo: ¿por qué no hay nieve?

La sequía en la región de Cuyo y norte Patagónico es una característica destacada de este invierno 2021. Las escasas nevadas y las altas temperaturas ponen en evidencia una crisis que lleva años acentuándose. Te contamos por qué ocurre, y cuáles son las medidas para afrontar la problemática.

Sequía nieve Cerro Campanario Bariloche
La región de Cuyo y zona del norte patagónico se encuentra con un déficit considerable de lluvia y nieve. Lamentablemente los pronósticos a largo plazo no describen grandes cambios.

La situación por la sequía en la región de Cuyo y norte de la Patagonia es realmente preocupante, la falta de lluvias y también de nevadas en las zonas cordilleranas se ha ido intensificando durante la última década o más. Específicamente en este invierno 2021 la situación de déficit puede ser corroborada a simple vista, por la falta del clásico manto blanco que recubre los paisajes y cerros emblemáticos, en el que suelen desarrollarse normalmente actividades y deportes invernales.

Esto ocurre porque las anomalías de altas presiones tienden a desplazarse hacia el sur, el fortalecimiento del Anticiclón Semipermanente sobre las aguas del Pacífico desplazado más hacia el sur favorece temperaturas más cálidas, y bloquea el avance de los sistemas de bajas presiones generadores de lluvias sobre el norte de la Patagonia y Cuyo, pero permitiendo que pasen por el sur patagónico (por esa razón se nota la diferencia con el Cerro Castor en Tierra del Fuego, que sí está presentando una temporada de nieve provechosa).

Entonces, esta alteración en la circulación atmosférica local disminuye la frecuencia de avances de frentes fríos (y/o provoca que se desplacen más rápido en determinadas latitudes), haciendo que las lluvias acumuladas resulten por debajo de los valores promedio.

La situación de nieve actual

Por ejemplo, en el centro de esquí de Las Leñas (Mendoza), la temporada no pudo iniciarse por la falta de nieve en las pistas, mientras que en La Hoya (Esquel, Chubut) determinaron la suspensión de actividades por la misma razón. Un panorama similar se ve en el Cerro Catedral (San Carlos de Bariloche, Río Negro) y en Neuquén con los cerros: Chapelco (San Martín de Los Andes) y Cerro Bayo en (Villa la Angostura), donde el turismo se ve en parte afectado porque las pistas de esquí no están habilitadas en su totalidad.

Según el último informe del Servicio Meteorológico Nacional, en la cordillera de Cuyo y el norte patagónico se presenta la superficie cubierta por nieve más baja desde el 2000, además en Cuyo este 2021 es el cuarto año consecutivo por debajo de los valores normales. Varias ciudades patagónicas y cuyanas presentaron una baja frecuencia de días con nieve entre marzo y julio, destacándose Bariloche y Esquel con 10 a 11 días menos respecto a los valores normales (marzo-julio 1981-2010).

Nieve sequía Patagonia
Gráficos que muestran la cobertura de nieve de los últimos 21 años (para el periodo de mayo a julio), en la Patagonia Norte, Cordillera Central y Patagonia Sur. Créditos SMN.

Durante el último trimestre (mayo-junio-julio), se intensificó el déficit de precipitaciones en todo el sur y oeste de la Patagonia, y se amplió a la cordillera de Cuyo. Los acumulados de precipitación estuvieron 200 mm por debajo del promedio climatológico (1981-2010).

Consecuencias de esta sequía

Para paliar este primer problema de las montañas con superficie esquiable muy restringida, están fabricando nieve artificialmente a través de la tecnología de los cañones innivadores, además, transportan manualmente y con maquinarias la poca nieve caída o fabricada hacia la zona de las pistas.

Por supuesto que los efectos sobre el turismo invernal no son la única consecuencia negativa, dado que el momento del año en el que se deberían dar los mayores acumulados de precipitación en esta región es en el invierno, se ve seriamente comprometido el abastecimiento de agua para la primavera-verano próximo, sabiendo además que en el trimestre agosto-septiembre-octubre 2021, el pronóstico de lluvias no es alentador.

El uso del agua para riego y generación de energía hidroeléctrica se podrían ver muy afectados, dado que es muy difícil poder recuperar en el mes de agosto todo lo que ya no cayó en el bimestre anterior. La situación se ve complicada sobre todo hacia el norte del Río Colorado en Mendoza, donde el agua para riego podría ser sumamente escasa, incluso hasta podría faltar el suministro de agua para consumo doméstico en la región. Será momento de replantearse muchas de las actividades económicas y sociales, porque posiblemente se necesite un cambio de actitud importante, para lograr una mejor adaptación a lo que parece ser una marcada tendencia.

Declaración de emergencia hídrica

Debido a esta falta de precipitaciones en la cuenca alta de los ríos Neuquén, Limay y Negro, que se viene registrando desde hace más de una década, el comité ejecutivo de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC), declararon la Emergencia Hídrica con el objetivo de garantizar la disponibilidad de este recurso vital aguas abajo, según el orden de prioridades: consumo humano, riego y generación de energía.

Esta decisión fue tomada teniendo en cuenta lo que viene ocurriendo en los últimos años con las precipitaciones en la región, sumado a la actual temporada deficitaria, más la falta de indicadores que muestren que esta tendencia negativa podría revertirse en el corto plazo (sino más bien todo lo contrario).

Mientras dure esta condición de intensa y prolongada sequía en la zona de las provincias de Neuquén y Río Negro, “se establecen caudales máximos extraordinarios que serán comunicados semanalmente a través de sus medios habituales de información”, aseguraron desde AIC.

Para lograr preservar el recurso en la próxima temporada de riego que se extiende hasta mayo, se realizará una evaluación permanente de la situación hidrológica de la cuenca, teniendo como objetivo garantizar la disponibilidad aguas abajo para el próximo verano y otoño, y por eso la consigna es guardar la mayor cantidad de agua en los embalses.