Temor en archipiélago ruso sitiado por osos polares hambrientos

52 osos polares ingresaron al asentamiento de Belushya Guba en busca de alimento. Estado de emergencia en una población que no puede ahuyentarlos de manera efectiva. ¿Las consecuencias del cambio climático empiezan a ser evidentes?

Christian Garavaglia Christian Garavaglia 13 Feb 2019 - 17:37 UTC
Osos polares Rusia
52 osos polares irrumpieron la tranquilidad de la aldea Belushya Guba. Imagen vía Twitter (@ParveenKaswan)

Una manada de osos polares hambrientos y con comportamiento agresivo irrumpieron en los últimos días en la tranquila aldea de Belushya Guba, parte del archipiélago de Novaya Zemlya, un asentamiento más allá del Círculo Polar de la región rusa de Arkhangelsk.

El estado de alerta se mantiene desde diciembre aunque en esta ocasión se decretó el estado de emergencia ante la repentina llegada de 52 ejemplares que imparten temor entre los habitantes.

"He estado aquí desde 1983, pero nunca había visto algo así", dijo el jefe de la administración del archipiélago, Zhigansha Musin. "Las personas temen abandonar sus hogares y temen que sus hijos vayan a la escuela y al jardín de infantes".

Alexandre Minaiev, jefe adjunto, agregó que en algunos casos los animales tienen “comportamiento agresivo. Atacan a la gente y penetran en los edificios de vivienda y de servicios. Entre seis y diez osos están permanentemente en el territorio del pueblo”.

¿El cambio climático se esconde tras este inusual comportamiento?

Por el momento las medidas tomadas para ahuyentar a los osos han sido ineficaces. No responden a las señales de luz y ruido, ni a los intentos de las patrullas de mantenerlos alejados de la gente. Dado que se trata de una especie vulnerable, a punto de encontrarse en peligro de extinción, no está permitido dispararles a los osos polares.

"Se espera que un equipo de veterinarios llegue de Moscú para sedar a los osos polares y así poder retirarlos de las zonas públicas. Parece la mejor opción de momento, pero no existe una garantía de que sea efectiva", ha manifestado Aleksandr Gornikh, jefe del Servicio Federal de Supervisión de la Gestión de Recursos Naturales en la región de Arkhangelsk.

Expertos consideran que este tipo de comportamiento podría estar relacionado a las consecuencias del actual y acelerado cambio climático que experimenta la Tierra desde fines del siglo XIX. Los osos polares se vieron severamente afectados por el aumento de la temperatura media del planeta que condujo a un significativo deshielo del Ártico, obligándolos a pasar más tiempo fuera del hielo para buscar comida.

Por lo general cazan focas en las zonas heladas, pero el deshielo en el Ártico los ha obligado a emigrar a zonas donde el hielo es más firme. Al pasar por una población, según los expertos, se detienen buscando una fuente alternativa de comida.

Publicidad