meteored.com.ar

Alerta de tormenta geomagnética moderada para el 11 de octubre de 2021

Se espera que hoy, 11 de octubre de 2021, llegue una eyección de masa coronal a la Tierra, con tormentas geomagnéticas de leves a moderadas, lo que resultará en una mayor actividad de auroras.

Llamarada solar
Alerta de tormenta geomagnética G2 (moderada) para el 11 de octubre de 2021. NOAA-NWS

Los meteorólogos del tiempo espacial del NWS-NOAA han modelado la trayectoria de la eyección de masa coronal, CME en inglés, que se dirige a la Tierra y han confirmado que probablemente llegará este lunes 11 de octubre.

El impacto podría provocar tormentas geomagnéticas de clase G1 a G2. Si se materializa una tormenta G2 moderadamente fuerte, los observadores del cielo en los Estados Unidos podrían ver auroras tan al sur como una línea que conecta Nueva York con Oregón. Es probable que auroras se encuentren en latitudes altas en Europa, con una pequeña posibilidad de que alcancen latitudes medias.

En condiciones óptimas, las auroras podrían hacerse visibles desde latitudes como Tasmania en Australia, Escocia, el sur de Suecia y los estados bálticos. Los estados del norte de los EE.UU. También deben mantenerse alerta a medida que se acercan al anochecer en caso de que tengamos las condiciones esperadas de tormentas geomagnéticas.

Las condiciones de tormenta geomagnética G2 (moderada) son posibles el 11 de octubre debido a la llegada anticipada de una CME a partir del 9 de octubre. Las condiciones de tormenta geomagnética G1 (menor) son posibles del 11 al 12 de octubre.

El origen

La mancha solar AR2882 arrojó una masa coronal eyección (CME) hacia la Tierra días antes. Los coronógrafos registraron la nube de tormenta solar que venía casi directamente hacia nosotros.

Este hecho se llama un 'halo CME' porque los CME que se dirigen directamente a la Tierra parecen formar un halo de 360 grados alrededor del sol.

Según Spaceweather, en lo que va de este año, docenas de CME han pasado por alto la Tierra. Muchas de ellas no provocaron más que un malestar geomagnético menor a su paso. Pero esta vez, el sol está disparado directamente hacia la Tierra.

Un impacto directo de esta nube del 11 de octubre podría causar tormentas geomagnéticas. Los expertos apuntan que estas no serán, ni de mucho, similares al Evento Carrington (*). Los niveles probables de las tormentas alcanzarán solo los niveles de G1 o G2 en una escala que va hasta G5. Los satélites y las redes eléctricas sobrevivirán con facilidad mientras las auroras bailan inofensivamente en cielos de gran latitud.

El Evento Carrington: una tormenta geomagnética histórica

La tormenta solar de 1859, conocida también como Evento Carrington, debido a que el astrónomo inglés Richard Carrington que fue el primero en observarla, se considera la tormenta solar más potente registrada en la historia con datos.

En el año 1859 se produjo una gran eyección de masa coronal o llamarada solar, CME. A partir del 28 de agosto, se observaron auroras que llegaban hasta el norte de Colombia. El pico de intensidad fue el 1 y 2 de septiembre, y provocó el fallo de los sistemas de telégrafo en toda Europa y América del Norte.

Los primeros indicios de este incidente se detectaron a partir del 28 de agosto de 1859 cuando por toda Norte América se vieron auroras boreales. Se vieron intensas cortinas de luz, desde Maine hasta Florida. Incluso en Cuba los capitanes de barco registraron en los cuadernos de bitácora la aparición de luces cobrizas cerca del cenit. En aquella época los cables del telégrafo, invento que había empezado a funcionar en 1843 en los Estados Unidos, sufrieron cortes y cortocircuitos que provocaron numerosos incendios, tanto en Europa como en Norteamérica. Se observaron auroras en zonas de latitudes medias, como Roma o Madrid (latitud 40°25′08″N), incluso en zonas de baja latitud como La Habana, las islas Hawái, la ciudad de Montería (latitud 8°45′N) en Colombia, entre otras.

En condiciones óptimas, la aurora podría hacerse visible desde latitudes como Tasmania en Australia, Escocia, el sur de Suecia y los estados bálticos. Los estados del norte de los EE. UU. También deben mantenerse alerta a medida que se acercan al anochecer en caso de que tengamos las condiciones esperadas de tormenta geomagnética.

El análisis de eventos y la salida del modelo sugieren que la llegada de CME se producirá alrededor del mediodía del 11 de octubre, con efectos persistentes hasta el 12 de octubre.