Bahamas devastada tras el paso de Dorian

El huracán Dorian golpea Bahamas con vientos que superan los 320 km/h. Las próximas horas también serán críticas para el estado de Florida que se mantiene bajo alerta.Te mostramos las imágenes que llegan desde el Caribe

Cindy Fernández Cindy Fernández 02 Sep 2019 - 01:04 UTC
Dorian avanza sobre las Bahamas y amenaza a Florida que se mantiene en alerta
Huracán Dorian visto desde el espacio antes de impactar sobre Bahamas.

En las últimas horas, las isla Abaco en las Bahamas experimentó el impacto directo del peor huracán de su historia. Dorian es categoría 5, la más intensa de la escala Saffir-Simpson, y tiene vientos que superan los 320 km/h y una presión de 910 mb. Según los informes de National Hurricane Center, en la tarde del domingo, el ojo del huracán se encontraba a 95 km y desplazándose hacia Grad Bahama, isla del archipiélago que cuenta con 60 mil habitantes.

Las imágenes que llegan desde Abaco son desoladoras. La destrucción es casi total y los habitantes piden que recen por ellos. Gracias a la velocidad del internet y al alcance de las redes sociales varios videos se viralizaron rápidamente. En ellos se ven a las personas salir de los refugios para darse cuenta de que pocas construcciones siguen intactas.

Pero aunque se los ve al aire libre intentando salvar pertenencias entre los escombros, el peligro todavía no cesó. Los videos fueron filmados dentro del ojo de huracán, exactamente en el centro de ese gigantesco sistema de tormentas donde predomina la calma, y en algunos casos, hasta condiciones soleadas. Pero en poco tiempo, el viento volverá a intensificarse rápidamente y deberán soportar la otra mitad del terrible huracán.

Los vientos no son el único peligro de estas tormentas. Este tipo de fenómenos también generan oleajes costeros, con olas que pueden tener hasta 7 metros de altura e ingresar varios kilómetros sobre tierra. A las marejadas generadas por el ingreso del mar, también se le suman los impactos de las inundaciones repentinas por lluvias, ya que durante este tipo de tormentas pueden precipitar cientos de milímetros en pocas horas.

Al momento de escribir esta nota, el huracán todavía se desplazaba sobre Abaco, con trayectoria hacia Grand Bahama y se pronosticaba un desplazamiento que se curve hacia el norte y no llegue a impactar directamente a Florida. Esto es muy diferente a lo que se proyectaba hace apenas unos días.

El desafío de pronosticar a Dorian

Dorian será recordado por los meteorólogos, no solo por la magnitud de sus vientos, sino también por el desafío que representó su pronóstico. En un primer momento se esperaba que el huracán toque tierra sobre Florida durante las primeras horas de lunes. Pero su desplazamiento se hizo mucho más lento, se mueve a solo 11 km/h, y su intensificación fue mucho más rápido de lo esperado.

La mayoría de las veces, los pronósticos de huracanes son muy buenos, pero no hay que olvidar que la atmósfera es muy sensible y cualquier pequeño cambio puede llevar a pronósticos completamente diferentes. Una intensificación del sistema más rápida que lo previsto perturbó el entorno cercano a la tormenta y provocó una desaceleración del desplazamiento. Como consecuencia, ahora hay otras condiciones que influyen y fuerzan a la tormenta a moverse hacia el norte.

Aunque todavía hay mucha incertidumbre en los pronósticos, se espera que Dorian no ingrese directamente a la costa de Florida, pero el centro del huracán podría moverse muy cerca y paralelo a la costa de ese estado generando viento, oleaje y lluvias que ocasionen graves daños y destrucción, por lo que se mantiene el alerta.

Publicidad