El calor y la sequía siguen afectando al país

Temperaturas propias de verano sumado a las escasas precipitaciones que se vienen registrando en las últimas semanas agravan la situación de la producción agropecuaria del país. La llegada de algunas lluvias durante el fin de semana podrían traer algún alivio.

El paisaje comienza a tornarse muy seco en la mayor parte del norte argentino. Las pocas lluvias que se registraron en las últimas semanas tuvieron características erráticas y puntuales, por lo que sólo algunos sectores aislados mejoraron su situación hídrica. La mayor parte del Noreste argentino especialmente Chaco y Santiago del Estero y gran parte de la zona pampeana comienzan a sentir los efectos de este evento La Niña que recién inicia.

Sumado a la sequía que se viene padeciendo, durante estos días se están registrando temperaturas excesivamente elevadas para la época del año, lo que aumenta la tasa de evaporación, eliminando la poca humedad de la superficie del suelo. Además otro componente que complica aún más la situación es el viento del norte que sigue soplando con intensidad.

La situación podría empezar a aliviarse a partir del viernes, momento en el cual se prevé que comiencen a registrarse algunas tormentas típicas de verano, con eventos puntuales y aislados pero que estarán acompañados de una rotación del viento al sector sur y una disminución de las marcas térmicas.