meteored.com.ar

Europa: patrones más persistentes conducen a más eventos extremos

El cambio climático hace que condiciones meteorológicas más persistentes sean más probables en los meses de verano del hemisferio norte, lo que a su vez conduce a eventos meteorológicos más extremos.

Gijón España
Los eventos climáticos más extremos incluyen olas de calor, sequías y períodos de fuertes lluvias.

Tanto en Europa como en Rusia, los patrones meteorológicos persistentes han aumentado en número e intensidad en las últimas décadas, con fenómenos meteorológicos extremos que ocurren simultáneamente en diferentes lugares. En este estudio, se demuestra que las condiciones climáticas persistentes tienen una similitud creciente en verano sobre el Atlántico Norte, Europa y Siberia, favoreciendo eventos climáticos extremos más pronunciados.

"Solo en Europa, alrededor del 70% de la superficie terrestre de la Tierra ya está afectada por situaciones meteorológicas más persistentes", dice Peter Hoffmann del Potsdam-Institute for Climate Impact Research (PIK), autor principal del estudio publicado en la revista Nature Scientific Reports. "Esto significa que es probable que la gente, especialmente en la Europa densamente poblada, experimente más y también eventos climáticos más fuertes y peligrosos".

Condiciones prolongadas pueden desencadenar eventos extremos

Para probar esto, los científicos analizaron la persistencia de condiciones meteorológicas específicas. Aplicaron métodos establecidos de comparación de imágenes a datos atmosféricos, comparando millones de patrones sucesivos de circulación meteorológica en todo el mundo durante los últimos 40 años.

En particular, se observaron dos eventos extremos individuales, la ola de calor de 2010 sobre Rusia y el extraordinario verano seco sobre Europa en 2018.

"Hemos descubierto que los patrones climáticos en general son más persistentes ahora que hace unas décadas", dijo Hoffmann. "Especialmente en verano, las olas de calor duran más ahora, y también los eventos de lluvia tienden a durar más y ser más intensos. Cuanto más duran estas condiciones meteorológicas, más intensos pueden llegar a ser los extremos, tanto para el lado caluroso y seco, como el opuesto de lluvia constante".

El aumento de las condiciones meteorológicas persistentes se debe en gran parte a cambios dinámicos en la atmósfera, ya que los vientos del oeste tienden a dejar de empujar los sistemas meteorológicos que, por tanto, se vuelven más persistentes, convirtiendo algunos días soleados en olas de calor de varias semanas, así como fuertes lluvias en inundaciones.

Subestimación de los modelos climáticos

El nuevo método de comparación de imágenes escanea sistemáticamente los campos atmosféricos y ayuda a evaluar hasta qué punto los patrones de circulación meteorológica sucesivos cambian con el tiempo o permanecen estables.

Los cambios en la dinámica de la atmósfera pueden alterar su circulación general y terminar influyendo en los fenómenos meteorológicos extremos.

Fred Hattermann, coautor del estudio y también científico de PIK, explica el potencial del nuevo enfoque: "Nuestro método mejora de manera crucial la interpretación de los impactos climáticos a largo plazo. Al aplicar la misma metodología para producir el modelo climático, no vemos un aumento comparable en la persistencia del clima, especialmente en Europa. Los modelos climáticos pueden haber sido algo conservadores, subestimando el aumento en la persistencia del clima y, por lo tanto, los extremos climáticos en Europa".

"Los eventos recientes y las investigaciones en curso han demostrado que el número y la intensidad de los eventos extremos ha aumentado debido al aumento global de la temperatura" , concluye Hattermann.