meteored.com.ar

Excepcional tormenta deja muertos y heridos en la isla de Córcega, Francia

Una tormenta supercelular de inusual virulencia barrió la "isla de la belleza" el jueves por la mañana, sorprendiendo a turistas y residentes. El número de víctimas es extremadamente alto con varios heridos y daños considerables.

En un contexto de sequía histórica, y mientras las olas de calor se suceden desde hace dos meses, son ahora las tormentas las que son noticia. Una tormenta particularmente intensa, que inicialmente debería haber pasado entre Córcega y el continente rozando apenas la costa occidental de la isla, finalmente la atravesó, desde el suroeste hacia el norte.

Se trata de una tormenta supercelular, capaz de generar fenómenos de extrema violencia, y esto es lo que lamentablemente ocurrió este jueves 18 entre las 7 y las 9 de la mañana, cuando la isla sólo estaba bajo aviso amarillo de tormenta.

Al paso de las tormentas, las ráfagas alcanzaron velocidades a veces inéditas para Córcega, con un valor máximo de 225 km/h medido en Marignana, un récord absoluto para esta estación meteorológica.

Las ráfagas también alcanzaron 206 km/h en L'Île-Rousse y 197 km/h en Calvi, más que durante las históricas tormentas de 1999. Durante 40 minutos, las ráfagas superaron los 100 km/h en esta ciudad. Casi todas las estaciones meteorológicas de Córcega superaron este umbral con 131 km/h en Ajaccio, 158 km/h en la punta de La Parata y 188 km/h en Bocognano.

El balance de esta ola tormentosa, que sorprendió con su violencia a los habitantes y a los turistas, especialmente numerosos en esta época del año, fue muy elevado.

Al menos cinco personas murieron y otras veinte resultaron heridas. Un hombre de 46 años en Calvi (Haute-Corse) falleció debido a la caída de un árbol sobre su bungalow. Una niña de 13 años murió en un camping de Sagone al caer también otro árbol. Una mujer de 72 años murió en una playa de Coggia después de que el techo de una choza de paja cayera sobre su vehículo. Las víctimas en el mar fueron un pescador de 62 años, encontrado en el Golfo de Girolata, y una kayakista de unos 60 años, localizada cerca de Erbalunga (Haute-Corse).

En cuanto a los daños, los árboles cayeron con frecuencia y muchos barcos y otras embarcaciones volcaron, se rompieron o encallaron. En total, la Prefectura Marítima anunció que había llevado a cabo más de un centenar de operaciones de rescate y asistencia en el mar, especialmente en la parte occidental de la isla.

Además, unos 45.000 hogares se quedaron sin electricidad, mientras que el tráfico ferroviario experimentó importantes dificultades durante gran parte del día.

Tras esta tormenta fatal, subestimada por los servicios meteorológicos y las autoridades, Météo-France se defendió por no haber activado con antelación su vigilancia naranja, lanzada recién a las 8.35 horas.

La organización admitió que se había visto "sorprendida" por una situación "excepcional" que era "difícil de predecir" por sus modelos numéricos.