StoreWindows10

Granizo: Graves pérdidas en producción de frutas en Argentina y Chile

La serie de tormentas que se desarrollaron a ambos lados de la cordillera el segundo fin de semana de noviembre, dejaron como resultados graves daños a la producción de frutas, y a una gran cantidad de productores muy complicados económicamente.

Enzo Campetella Enzo Campetella 19 Nov 2018 - 22:56 UTC
Granizo alto valle
La zona de Villa Regina (Río Negro) fue una de las más afectadas por el granizo. Algunos frutos tuvieron más de cinco impactos, aun en el prematuro estado de desarrollo que tienen. Imagen: Guillermo Sánchez

El fin de semana del 11 y 12 de noviembre han dejado grandes pérdidas económicas por caída de granizo en varios sectores de Chile; y del lado argentino en sectores del alto valle del río Negro y en parte de Cuyo. El evento estuvo relacionado con el mismo que dio lugar a lluvias muy intensas en las provincias del litoral argentino, parte de Buenos Aires y Uruguay.

Se trató de un núcleo de aire frío en altura que permitió el lento desarrollo de un sistema de baja presión en superficie. Durante su formación se desarrollaron condiciones propicias para la formación de granizo de variada intensidad sobre Chile, el norte de la Patagonia y Cuyo.

La primavera es una de las etapas del año en las que el granizo tiene mayores chances de desarrollo ya que la alta troposfera aún está fría, y la inestabilidad puede resultar muy profunda, dando lugar a tormentas intensas. Esta situación no fue la excepción, y las pérdidas generadas por el granizo resultaron muy importantes.

El panorama en Chile

De acuerdo a lo estimado por Federación de Productores de Fruta de Chile (Fedefruta), la granizada registrada podrá acarrear pérdidas en el orden de los 200 millones de dólares, en función de las primeras estimaciones. La superficie afectada supera las 30 mil hectáreas. Estas pérdidas también pondrán en riesgo una importante cantidad de empleos rurales.

Según lo indicado por Jorge Valenzuela, presidente de la Federación de productores de Chile, esta pérdida representará 40 mil jornadas hombre por mes. La región de O’Higgins fue la que recibió los peores efectos con pérdidas que llegan al 100 %. Este evento se dio a pocos días de iniciarse la cosecha de cerezas.

También se registraron pérdidas en la región norte del Maule, no solo por la acción del granizo, sino por las lluvias intensas registradas. Lo que impresionó de estas tormentas fueron no solo la dimensión superficial, sino la intensidad que pocos recuerdan haber visto en el pasado.

Cuyo y alto valle también con daños por granizo

El granizo caído durante el sábado 10 de noviembre afectó especialmente la zona este del alto valle, entre Ingeniero Huergo y Chichinales. En diálogo con Meteored, Blanca Baleani, productora afectada de Villa Regina, estimó que “en algunas chacras esta temporada la cosecha podrá ser directamente cero. Algunos productores están sacando frutas en los sectores bajos de las plantas para minimizar los gastos que tendrán para sostener a las plantas en el futuro cercano”.

Granizo primavera
Durante la primavera las condiciones para la formación de granizo son más altas, a medida que se calientan los niveles más bajos de la atmósfera.

Por su parte, en la provincia de Mendoza, la gran cantidad de granizo generó daños severos a la producción, especialmente en los departamentos del sur. El la zona de Alvear, las hectáreas afectadas superaron las 6000. Por tal motivo la provincia declaró la emergencia agropecuaria. En el momento complejo que vive la economía argentina, el escenario que se plantea para estos productores es realmente difícil.

Los primeros informes oficiales relevados dan cuenta que 914 productores sufrieron pérdidas de variada proporción, casi el 60 % de los productores del departamento de Alvear. Esta zona en la provincia de Mendoza tiene condiciones para el desarrollo de tormentas de gran intensidad, en parte ayudadas por la orografía precordillerana.

Publicidad