Grupo de elefantes vagan por el sur China y nadie sabe por qué

Un grupo de elefantes ya recorrió más de 480 kilómetros por el sur de China pero nadie sabe por qué lo hacen. Es el movimiento más largo registrado en ese país, y los investigadores no encuentran respuestas.

Elefantes
Una manada de 15 elefantes recorre el sur de China desde hace más de un año.

Muchas son las incógnitas, y muchas las hipótesis que intentan explicar este largo viaje de un grupo de elefantes por el sur de China. Algunos creen que lo hacen en busca de mejor comida, o que en realidad estén desorientados, o que solo sea un viaje de aventuras. Al final de cuento los elefantes son animales muy inteligentes y esa posibilidad también cuadra. Pero como indica The New York Times, por alguna razón, una manada de 15 elefantes asiáticos lleva más de un año atravesando China, recorriendo más de 480 kilómetros a través de aldeas, bosques y, a fines de mayo llegaron a los límites de la ciudad de Kunming, de 8,5 millones de habitantes.

La manada de elefantes partió en la primavera del año pasado de la Reserva Natural Nacional de Xishuangbanna, en el extremo sudoeste de la frontera china con Laos. Los elefantes, al llegar a una de las zonas más poblada se han desplazado por el centro de una estrecha calle pasando por un concesionario de autos cerrado. Los residentes miraban la escena con desconcierto.

También se han metido en los almacenes de granos sobrantes de la fermentación, lo que ha provocado informes de al menos un elefante borracho. También han comido camiones llenos de maíz y piñas dejados por los funcionarios del gobierno en un intento de desviarlos a zonas menos pobladas, pero luego retomaron el camino (que nadie conoce de antemano).

¿Cuándo se detendrán?

¿Algún día habrán llegado al final del camino?. Esa pregunta hoy no tiene respuesta. Según las autoridades, los daños provocados por el grupo de paquidermos ya supera el millón de dólares, de acuerdo por lo indicado por ABC Ciencia. Es normal que los elefantes migren especialmente en busca de mejor comida a distancias que generalmente no exceden las pocas decenas de kilómetros.

En la misma reserva ya se habían localizado grupos que se movieron hasta unos 60 kilómetros, algo que se considera usual. Pero en este caso esa distancia está cerca de multiplicarse por diez. Lo extraño de este caso es que el grupo, que inicialmente tenía 16 integrantes, en abril ya se había alejado más de 400 kilómetros de su lugar inicial. Para ese entonces algunos díscolos habían dado la vuelta y se salieron del grupo. Pero también es cierto que en el trayecto nacieron nuevos elefantes. A principios de junio la manada contaba con 15 integrantes.

En un intento por preservar la especie, las campañas que se lanzaron en las últimas décadas lograron que la población de elefantes asiáticos pase de ser menor a 200 ejemplares a superar los 300. Por eso, una teoría es que con esta nueva realidad los animales podrían haberse sentido más seguros con los humanos, y que en el camino vieran que los cultivos más allá de la reserva eran más atractivos y fáciles de conseguir que los de su región anterior. Algo así le dijo a The New York Times el biólogo español Ahimsa Campos-Arceiz, experto en migraciones de elefantes que trabaja para la reserva china. Campos-Arceiz señaló que "los elefantes han aprendido que hay mucha comida, es nutritiva, fácil de encontrar y segura".

Por ahora la travesía sigue su curso

También es posible que esta seguridad los lleve a regresar a lugares donde sus antepasados estuvieron hace mucho tiempo. La situación es tan especial que las autoridades han tenido que establecer un programa para evitar accidentes de elefantes. Una estampida con estos animales sería mortífera para cualquier humano que se interponga.

Para ello el gobierno está rastreando los movimientos de la manada de elefantes con drones, y evacuando a la población que ha sido 'visitada' por estos animales, poniendo barreras de emergencia e incluso reservando 18 toneladas de comida en el camino para 'orientarlos' en la ruta. Pero se trabaja día a día sin un plan a largo plazo. Se intentó sin éxito el uso de sirenas o camiones para desviarlos e intentar que retomen el camino hacia la reserva.

Tal vez sea una forma especial de hacer turismo que han encontrado los elefantes, o la búsqueda de mejores lugares o comida. Pero aunque las autoridades se empeñan por hacerlos cambiar de idea, los excursionistas siguen su rumbo y ya han asustado a más de uno. De lo que sí están seguros es que cuando quieran regresar lo harán sin muchos problemas, ya que algo que caracteriza al elefante es su aguda memoria.