meteored.com.ar

Los cometas SWAN y Lemmon: cuándo y dónde verlos

SWAN y Lemmon son dos cometas que se encuentran por estos días transitando en el Sistema Solar interior. Dependiendo en que parte del planeta te encuentres, vas a poder verlos, ¡incluso a simple vista! No te pierdas todos los detalles en esta nota.

Cometa SWAN
Cometa SWAN, foto tomada el 1 mayo de 2020, en Namibia. Foto: Gerald Rhemann

Cuando se quiere observar un cometa se debe estar siempre muy atento a las últimas actualizaciones, porque puede ir sufriendo modificaciones a medida que se aproxima al Sol. Al elevar su temperatura provoca que su composición (hielo, polvo, y gases en su superficie), reaccionen en forma de explosiones. Esas explosiones pueden lograr que resulte más brillante y visible de lo que se esperaba, o por el contrario se puede fragmentar y hasta desaparecer (como ocurrió hace poco con el esperado cometa ATLAS que se desintegró).

Te presentamos a dos cometas SWAN y Lemmon, ambos están por estos días merodeando en el Sistema Solar interior, lo suficientemente cerca como para que su paso por nuestra bóveda celeste sea un espectáculo llamativo. Dependiendo en que parte del planeta te encuentres, chequeá los días y horario para mirar tu cielo con más atención.

Sus características distintivas

Comencemos por el Cometa C/2019 U6, conocido como “Lemmon”, fue descubierto en la constelación de Orion el 31 de Octubre de 2019 por R. Kowalski, a través del telescopio reflector de 1.5 m del Sistema de Vigilancia Mt. Lemmon en Arizona, Estados Unidos. Dos meses después (en diciembre pasado), varios observadores reportaron que ese objeto que se presentaba con apariencia asteroidal, tenía actividad cometaria con una cola de hasta 13″ de longitud.

Lemmon es un “viejo” cometa de órbita cuasiparabólica y su periodo está cerca de los 9 mil años, y su anterior paso a finales del Neolítico. El 18 de junio de 2020 estará en su perigeo, mientras que la máxima aproximación a la Tierra será el 29 de junio, y estará a poco más de 124 millones de kilómetros (para que estén tranquilos).

Se comenzó a ver en marzo, aumentó rápidamente su brillo, la condensación y el tamaño absoluto de la coma que se duplicó (de 200 a 400 mil km). Se destaca por su color turquesa intenso que revela una fuerte emisión gaseosa y poco polvorienta.

Hablemos ahora del Cometa C/2020 F8, conocido como “SWAN 2020”, fue descubierto el 25 de marzo de 2020 por Michael Mattiazzo (Australia), gracias a las imágenes de la cámara SWAN, que se encuentra a bordo de la nave espacial SOHO (por las siglas en inglés de Observatorio Solar Heliosférico).

SOHO además de obtener gran cantidad de datos de nuestra estrella, también logró descubrir más 3 mil cometas. A bordo cuenta con doce instrumentos principales, uno de ellos es SWAN (Solar Wind Anisotropies), este dispositivo utiliza un telescopio sensible a la longitud de onda característica del hidrógeno (para medir el flujo másico del viento solar). Como este cometa es rico en hidrógeno, el instrumento logró rastrear ese gas y detectarlo con su cámara.

SWAN es relativamente pequeño pero asombrosamente brillante, emite un resplandor verdoso seguido de una larga cola en tono azul. La noche del 1 de mayo se detectó un cambio en su brillo, lo cual se reconoce como una “explosión”. El pasado 12 de mayo SWAN pasó por el punto más cerca de la Tierra a 83.3 millones de kilómetros, y estará en su punto más cercano a nuestra estrella (perihelio) el 27 de mayo.

Cómo, dónde y cuándo verlos

Para los que se encuentren en latitudes medias del hemisferio norte (sur de Europa, Asia Central y Norteamérica), podrán observar al cometa SWAN a finales de mayo, sobre todo los días entorno al 27 (en su perihelio), siempre a una baja altura, cerca del horizonte al amanecer.

Para el hemisferio sur y latitudes cercanas al ecuador, el momento de verlo lamentablemente ya ha pasado. SWAN se dejó ver durante los primeros 15 días de mayo, cerca de la línea del horizonte antes del crepúsculo matutino, observable a simple vista y aún mucho mejor con prismáticos. Alcanzó su máximo brillo de magnitud 3 (entre el 12 y 13 de este mes).

Lemmon se puede ver con el uso de prismáticos, se lo seguirá observando hasta finales de este mes con una magnitud 6, incluso contando con binoculares pequeños y en cielos no absolutamente oscuros. Los astrónomos esperan que comience a desarrollar una cola iónica cada vez más pronunciada en los próximos días.

Tendrá su máximo brillo a fines del mes de junio cuando pase más cerca de nuestro planeta, siendo observable a simple vista desde latitudes por debajo de 40°N. El hemisferio norte sólo lo podrá ver entre los 0° y 40° N. Cerca del ecuador se podrá ver durante mayo después del anochecer, a baja altura sobre el horizonte oeste.

Para nosotros en Argentina nos tocan buenas noticias, Lemmon se dejará ver en el hemisferio sur durante mayo y junio, lo tenemos que buscar entre la constelación de Lepus y Canis Mayor (cerca de la constelación de Orión), a media altura hacia el oeste, en el principio de la noche. Tenemos hasta el final de junio para intentar sacarle unas fotografías, ¡éxitos con sus observaciones!