meteored.com.ar

Megasequías en América del norte y del sur, impulsadas por La Niña

La fase fría de El Niño-Oscilación del Sur podría estar detrás de las grandes sequías que han durado por décadas y se han presentado simultáneamente en los extremos geogáficos del continente.

Sequía La Niña
Investigadores afirman que megasequías simultáneas en América del norte y del sur no se puede atribuir al azar.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia ha demostrado que las sequías a largo plazo en el suroeste de América del Norte y en el suroeste de América del Sur han ocurrido al mismo tiempo en múltiples ocasiones durante los últimos 1000 años coincidiendo con eventos de La Niña.

En su artículo publicado en la revista Nature Geoscience, el grupo describe cómo utilizaron datos históricos y proxies paleoclimáticos (materiales conservados en el registro geológico que se pueden utilizar para estimar las condiciones climáticas) para crear modelos climáticos.

Los eventos de La Niña, como el que se prevé comience nuevamente en esta primavera del hemisferio sur, son sucesos climáticos que se inician cuando se producen cambios en los patrones de circulación sobre el Pacifico ecuatorial, intensificándose la celda de Walker que implica un incremento de los vientos alisios superficiales del este. Esto da como resultado un efecto de enfriamiento en las aguas de la cuenca oriental, frente a las costas de América del Norte y del Sur. Esto produce un desplazamiento de la corriente en chorro (fuertes vientos en altura) hacia el norte, lo suficiente como para favorecer condiciones más secas en amplios sectores de ambos continentes.

Las megasequías en ambos continentes

En este nuevo estudio, los investigadores se preguntaron si los eventos de La Niña podrían ser responsables de algunas de las megasequías (sequías que duran más de 20 años) que se han experimentado en partes de América del Norte y del Sur durante los últimos 1000 años.

Para averiguarlo, recopilaron datos históricos que describen el comportamiento de las precipitaciones y las temperaturas en el suroeste de América del Norte y el suroeste de América del Sur (en su mayoría involucrando a California y la Patagonia, argentina y chilena) para crear un modelo climático que podría representar ambos continentes durante el período de tiempo deseado, y luego agregaron proxies paleoclimáticos. Posteriormente, utilizaron los modelos para ejecutar simulaciones en ambas regiones durante los últimos 1000 años.

La simulación mostró que se han producido 9 megasequías en el suroeste de América del Norte durante ese periodo, y 12 han ocurrido en el suroeste de América del Sur. Más importante aún, encontraron que 7 de las megasequías ocurrieron simultáneamente en ambas regiones, un número que los investigadores afirman no se puede atribuir al azar.

Sugieren que esto indica que es probable que se produzcan sequías duales durante los eventos futuros de La Niña, lo que podría tener implicaciones significativas porque ambas son áreas importantes de producción mundial de alimentos. Señalaron además que aún no está claro cómo el calentamiento global puede afectar tales eventos.