Se calienta el Pacífico Sudoeste y se secan Argentina y Chile

The Southern Blob, una gran mancha de aguas cálidas en el Pacífico sudoeste es la responsable de gran parte de la sequía de más de una década que cubre a gran parte de Argentina, especialmente la Patagonia, y Chile. Los efectos del cambio climático detrás de esta situación que llegó para quedarse.

Calentamiento del Pacífico
Una gran mancha de aguas cálidas en el Pacífico Sudoeste es la gran responsable de la megasequía sobre parte de Argentina y Chile.

Las aguas superficiales del océano Pacífico Sur, al este de Nueva Zelanda están mostrando una área muy importante con temperatura por encima de los valores normales, o sea con anomalías inusualmente cálidas. Esta superficie tiene un área similar a la de Australia con unos 8 millones de kilómetros cuadrados, según lo reportado por The Sydney Morning Herald. Esta gran mancha de agua cálida, que los meteorólogos conocen como “Southern Blob” es una de las responsables de la gran sequía que afecta a parte de Argentina y Chile.

Esta situación podría explicar la megasequía que lleva más de una década sobre algunos sectores como es el caso del norte de la Patagonia, a ambos lados de la cordillera de los Andes. Según información dada a conocer en un estudio publicado por Journal of Climate de la American Meteorological Society, durante las últimas cuatro décadas, la presión a nivel del mar ha ido disminuyendo sobre la región del Mar de Amundsen-Bellingshausen (ABS) y aumentando entre los 30° y 40°S desde Nueva Zelanda hasta Chile, formando así un dipolo de tendencia de presión a través del Pacífico Sur.

Las tendencias son más fuertes en el invierno austral y han influido en el clima de la Antártida Occidental y de Sudamérica. Por su parte, las tendencias de la presión se han atribuido a la variabilidad decenal en los trópicos y a la expansión de la célula de Hadley. En el resumen de la investigación, el grupo comandado por Rene Garreaud, Kyle Clem y Vicencio Veloso, explican que estos mecanismos sólo explican aproximadamente la mitad de la intensidad del dipolo de tendencia de la presión.

El Pacífico Sudoeste se calienta, Argentina y Chile se secan

Los experimentos realizados con dos modelos atmosféricos indican que el calentamiento de la parte superior del océano sobre el Pacífico suroccidental subtropical (SSWP), denominado Southern Blob, explica aproximadamente la mitad de la tendencia negativa de la presión en la región del ABS y casi toda la cuña/seca sobre el Pacífico Sur subtropical oriental, contribuyendo así a la megasequía del centro de Chile y Argentina.

Los períodos multidecenales de fuerte calentamiento del SSWP también aparecen en simulaciones preindustriales totalmente acopladas, asociadas a un dipolo de tendencia de presión y a una reducción de las precipitaciones sobre el Pacífico tropical central, lo que sugiere un origen natural de la Mancha Austral o Southern Blob y su teleconexión. Sin embargo, el ritmo de calentamiento actual supera el rango de la variabilidad natural, lo que implica una probable contribución antropogénica adicional.

Los investigadores, pertenecientes a la Universidad Victoria de Wellington, la Universidad de Chile y el servicio de Meteorología de Chile, creen que se genera por el cambio climático reciente, y descubrieron que tiene una influencia significativa en el clima del hemisferio sur. En concreto, la investigación muestra que la zona de intenso calentamiento del Océano Pacífico Sur ha desplazado los sistemas de tormentas hacia la Antártida y los ha alejado de la costa occidental de Sudamérica, lo que ha provocado una secuencia ininterrumpida de años de sequía en la zona central de Chile y las zonas adyacentes de la cordillera de los Andes y Argentina. Los investigadores la han denominado "Megasequía de Chile Central", dada su longevidad sin precedentes.

Una realidad que será perdurable

"Nadie estaba realmente preparado para una década tan mala, y los impactos son evidentes en la vegetación natural, la agricultura, la generación de energía hidroeléctrica y el suministro de agua potable en los sectores rurales", dijo el profesor Garreaud, de la Universidad de Chile, al medio australiano.

Otro dato importante que aportó fue que hasta la mitad de la gravedad de la sequía podía atribuirse al cambio climático, lo que contrarresta las evaluaciones anteriores de que la aparición de la gigantesca mancha cálida era únicamente un acontecimiento natural. Sus declaraciones dejaron palabras que deberían ser tenidas en cuenta por los gobiernos de ambos países: "mi opinión es que la variabilidad natural puede aliviar la sequía en la próxima década, pero la parte antropogénica seguirá con nosotros, así que no vamos a volver a la 'antigua normalidad'", dijo. "A largo plazo, estamos pasando a una condición más seca -y más cálida- con respecto al pasado reciente".

En pocas palabras, para estos investigadores, esta situación de sequía persistente, más allá de las variabilidades naturales, podrá ser un escenario persistente, porque lo que está comandando el calentamiento de las aguas del Pacífico Sur es la componente antropogenética a causa del cambio climático general. Por su parte, el Dr Clem, citado por un informe de la Universidad Victoria señala que El Dr. Clem afirma que los océanos del mundo han absorbido alrededor del 90% del calor ganado por la Tierra debido al aumento de los gases de efecto invernadero.

El aumento medio global de la temperatura de la superficie del mar (TSM) es de unos 0,5 °C en los últimos 40 años (1979-2018), pero no se distribuye uniformemente en los océanos. Esta mancha de temperaturas de la superficie del Pacífico se ha calentado unas tres veces más rápido que la media global, en 1,5°C durante el mismo período, durante la temporada de invierno de mayo a septiembre, y alcanza profundidades de unos 100 metros. A pesar de que sólo cubre alrededor del 1% de la superficie oceánica mundial, “un estudio reciente sugiere que "The Blob" es responsable de hasta una cuarta parte de la absorción total de calor del océano en las últimas décadas", afirma Clem.