meteored.com.ar

Nueva ola de calor rompe récords en el verano europeo

París en Francia alcanzó su récord histórico de temperatura. En el Reino Unido se reportó el valor más alto para julio. Bélgica, Países Bajos y Alemania también tuvieron valores extremos.

canicule
La ola de calor se extiende por toda Europa y es el segundo evento de esta temporada. Cada vez parece más fácil quebrar récords de temperatura (Imagen MeteoFrance)

El verano de este 2019 sigue sumando récords de temperaturas en Europa. Aunque la ola de calor de fines de junio es hasta el momento el fenómeno más intenso por su duración y por haber dado el valor más alto reportado en Europa, las máximas de estos día se transforman en históricas en diferentes puntos del continente.

Por caso, la capital de Francia, París, hoy alcanzó una marca de 42,6°C que se ha convertido en el récord absoluto para esa ciudad, desplazando un valor anterior que databa de 1947. Si bien la temperatura máxima se anotó a las 16.30h, el termómetro ya había superado los 40°C más de 3 horas antes. Según MeteoFrance, estos registros se corresponden con valores de temperatura de Bagdad, Irak para este mes del año. Algo nunca visto en París desde que se tienen registros.

También fue un día de récords para el Reino Unido. De acuerdo a datos de MetOffice, a las 15.37h se registraron 38,1°C en Cambridge. Este valor se establece como la temperatura más alta para julio en ese país. Tomando los valores generales, esta temperatura queda en segundo lugar desplazando al récord de 2015 en Heathrow con 36,7°C. La máxima histórica corresponde a Faversham que en agosto de 2003 registró 38,5°C.

Calor en todos lados

Un dato sorprendente fue el valor de temperatura en Edimburgo, Escocia. Allí se anotaron 31,2°C, siendo el nuevo récord y superando por más de 1°C el anterior valor extremo de 1975. Que tan al norte se hayan alcanzado estos valores habla a las claras del grado de penetración que ha tenido esta masa de aire cálido que cubre Europa desde España hasta tan al norte como Escocia.

En el caso de Países Bajos, el récord de ayer fue superado hoy cuando se alcanzó un valor de 40,4°C en la ciudad de Gilze en Rijen. Otro valor de 41.7°C anotado en Deelen no ha sido oficializado por el servicio meteorológico de Países Bajos (KNMI). Muy similar es el caso de Bélgica, donde el récord histórico de ayer solo duró un día. En la ciudad de Beitem hoy se alcanzaron 40,7°C, casi un grado por encima al valor de la víspera.

En el vecino Alemania, el servicio de meteorología DWD anunció que este jueves se alcanzó un nuevo récord de 41,5° C en Lingen. También hay un registro preliminar de 42,6°C pero todavía no se pudo confirmar. Este valor quiebra el máximo valor anterior, que se había registrado en Kitzingen en 2015 con 40,3°C.

Olas de calor más frecuentes

Si bien las cifras son preliminares, se asocia al menos a cuatro muertes esta intensa ola de calor, de acuerdo a lo informado por Insider. Tres bañistas fueron hallados sin vida en el Reino Unido, mientras que un cuarto sigue desaparecido. Otra muerte habría sido la de un niño en Austria. En países como el Reino Unido o Francia, la población está más expuesta al golpe de calor porque muchas casas no cuentan con aire acondicionado. En ciudades como Londres, si bien se está trabajando para solucionarlo en un futuro cercano, los buses urbanos y varias líneas de metro son extremadamente calurosas.

En España y Portugal las temperaturas seguían elevadas, pero de momento lejos de récords. Sí aumentaban en esos países los focos de incendios forestales, mientras Italia elevaba el nivel de alerta al máximo. En ciudades del norte de Italia como Turín, las temperaturas rondaron los 38°C.

La Organización Meteorológica Mundial ha alertado que las altas temperaturas presionan a los glaciares europeos. También detalla que en los últimos 50 años se han experimentado más olas de calor, más noches y días calurosos, que en los años previos. También advierte que como efecto del cambio climático las olas de calor pueden resultar más frecuentes, intensas y más largas.