meteored.com.ar

Rusia prueba armas antisatélites y pone en peligro a astronautas

Rusia probó un arma antisatélite y destruyó uno de sus satélites más antiguos. Los escombros quedaron orbitando y pusieron en peligro a los habitantes de la Estación Espacial Internacional.

ISS, espacio, rusia
1500 escombros quedaron orbitando alrededor de la Tierra.

A mediados de noviembre, los funcionarios estadounidenses declararon que habían detectado un nuevo y peligroso campo de escombros en órbita cerca de la Tierra. Más tarde se confirmó que Rusia había destruido uno de sus antiguos satélites en una prueba de un arma antisatélite.

Por el impacto, el objeto se rompió en aproximadamente 1500 escombros que quedaron orbitando sin control en el espacio, y lo seguirán haciendo durante años. La basura espacial ahora es un nuevo peligro para otros satélites ya que puede impactar contra ellos. Esto fue lo que sucedió a la Estación Espacial Internacional (ISS), cuya tripulación tuvo que ponerse rápidamente sus trajes y buscar refugio cuando se encontraron repentinamente con esta nube de escombros.

Las piezas más grandes no son difíciles de rastrear y evitar, pero las piezas más pequeñas, inferiores a 10 centímetros, son prácticamente invisibles y pueden representar una gran amenaza. Los desechos espaciales a menudo viajan a más de 27.000 kilómetros por hora alrededor de la Tierra. A esa velocidad, cualquiera de ellos podría destruir una nave espacial o satélite si lo choca.

La prueba provocó una condena generalizada de los funcionarios estadounidenses, pero los rusos respondieron calificando de “hipócritas” a los norteamericanos dadas las pasadas pruebas militares estadounidenses realizadas en el espacio. Hasta la fecha, cuatro países (EEUU, Rusia, China e India) han destruido previamente sus propios satélites en pruebas, generando basura espacial.

El Pentágono pidió un cese global de las pruebas de armas antisatélite y denunció la práctica. “Nos gustaría que todas las naciones acuerden abstenerse de realizar pruebas de armas antisatélite que generan escombros”, dijo la subsecretaria del Departamento de Defensa, Kathleen Hicks.

Con su larga y legendaria historia en vuelos espaciales tripulados, es impensable que Rusia ponga en peligro no sólo a los astronautas estadounidenses e internacionales asociados en la ISS, sino también a sus propios cosmonautas.

El administrador de la NASA, Bill Nelson, dijo en un comunicado que estaba "indignado por esta acción irresponsable y desestabilizadora. Con su larga y legendaria historia en vuelos espaciales tripulados, es impensable que Rusia ponga en peligro no sólo a los astronautas estadounidenses e internacionales asociados en la EEI, sino también a sus propios cosmonautas. Sus acciones son imprudentes y peligrosas, y también amenazan a la estación espacial china ".

Armas antisatélites

Las armas antisatélite, comúnmente denominadas ASAT, son las que pueden dañar temporalmente o destruir permanentemente un satélite en órbita. El que Rusia acaba de probar se conoce como un arma antisatélite cinética de ascenso directo. Por lo general, se lanzan desde el suelo o desde las alas de un avión y destruyen los satélites al chocar contra ellos a altas velocidades.

Otro tipo de arma similar, son las llamadas armas antisatélite coorbitales. Se diferencian porque primero se lanzan a la órbita y luego cambian de dirección para chocar con el satélite objetivo desde el espacio. Un tercer tipo son las armas antisatélite no cinéticas. Estas últimas utilizan tecnología como los láseres para interrumpir los satélites sin chocar físicamente con ellos.

Las agencias espaciales han estado desarrollando y probando armas antisatélite desde la década de 1960. Hasta la fecha, solo EEUU, Rusia, China e India han demostrado la capacidad de atacar satélites en órbita que admiten servicios como GPS, comunicaciones y pronóstico del tiempo.