meteored.com.ar

Sequía en la cuenca del Plata con notoria bajante en todos los ríos

Es la primera vez desde que se monitorea la región que todos los ríos presentan en simultaneo una bajante pronunciada. Especialistas lo aducen a la falta de lluvias y descartan las versiones que culpan a la represas en territorio brasileño.

Bajante Ríos Paraná lluvias sequía Cuenca del Plata.
“La incidencia de las represas en esta bajante es absolutamente mínima” indica Juan Borus, especialista del INA.

Los impactos de la falta de precipitaciones en la Cuenca del Plata en este 2020 comienzan a hacerse palpables: los distintos ríos que recorren la región se encuentran en niveles extremadamente bajos .

Lo extraordinario de esta situación es que es la primera vez en 37 años (desde que existe el monitoreo permanente) que toda la cuenca del Plata está con signos de sequía y bajante pronunciada en todos los cursos de agua según indicó Juan Borus, subgerente del área de Sistemas de Información y Alertas Hidrológicas del Instituto Nacional del Agua (INA).

Según informa el portal de noticias “Dos Ambientes Noticias Verdes”, el experto echó por tierra varias versiones que indicaban que el origen de la bajante era producida por el cierre de represas río arriba en territorio brasileño y aseguró que el pico de la bajante en el tramo inferior del Río Paraná se sentirá hacia finales de abril .

La inmensa cuenca del Plata

La cuenca del Plata es la quinta cuenca más grande del mundo con poco más de 3 millones de km², abarcando una amplia porción de Sudamérica que incluye 5 países: Argentina, Uruguay, Brasil, Bolivia y Paraguay.

Las precipitaciones que caen en la cuenca se reúnen en grandes cursos de agua que recorren la región. Entre los principales ríos se destacan el Paraná y el Uruguay que vierten sus aguas en el Río de la Plata para finalmente desembocar en el Océano Atlántico.

Los niveles en distintos puntos de medición en los principales ríos de la región se encuentran muy lejos de umbrales de alerta y más aún de los de evacuación.

Un caso testigo es el Puerto de Rosario, en donde se registra una bajante muy sostenida según indican los datos obtenidos por Prefectura Naval Argentina. Allí el 1° de marzo se midió 2,64m, produciéndose un progresivo descenso hasta presentar en la actualidad niveles inferiores a 0,80m .

La incidencia de las represas en esta bajante es mínima

Según Borus, la falta de agua en los principales cursos de agua en territorio argentino se debe a la escasez de lluvias caídas en los últimos meses : “Es importante entender esto de una vez: las represas actúan como atenuantes de los picos extremos, no son las que los generan ”.

Siempre según lo informado por “Dos Ambientes Noticias Verdes”, Borus agregó que “las presas en cualquier lado del mundo se hacen para generación eléctrica, que es la que paga la obra. Eso significa que una represa funciona bien con un nivel de agua lo más alto posible y muy estable, porque ahí genera a buena potencia”. Destacó que, entonces, “al sistema no le gustan los extremos e intentan evitarlos” , lo que significa que, en realidad, los embalses funcionan como atenuadores de los picos de bajante o creciente .

“La incidencia de las represas en esta bajante es absolutamente mínima ”, sintetizó.

Perspectivas poco alentadoras

Las perspectivas no son alentadoras en el corto y mediano plazo. Según el Servicio Meteorológico Nacional toda la región de la cuenca del Plata presenta déficits de lluvias de 50 a 150mm en lo que va del año , y la tendencia para el trimestre abril-mayo-junio no indica una previsión de lluvias por encima de lo normal que pueda empezar a revertir el panorama.

Según Borus, “recién se está empezando a definir el piso” de la bajante y las previsiones señalan que al menos hasta ahora la zona del Paraná inferior (entre Santa Fe y Rosario) llegaría a su piso alrededor del 25 de abril .