Terminó una temporada récord de huracanes en el Atlántico

El 30 de noviembre culminó la temporada de huracanes que pasó a la historia por la cantidad récord de tormentas. Por segunda vez hubo que recurrir al alfabeto griego para nombrar tormentas y huracanes.

Temporada huracanes
La temporada de huracanes resultó récords este año. Eta e Iota desolaron a Nicaragua y Honduras.

La temporada de huracanes de este 2020 terminó el pasado lunes 30 de noviembre con un récord histórico de 30 tormentas con nombre y 12 que llegaron a tocar tierra en los Estados Unidos continentales. NOAA explicó que aunque la temporada haya terminado, no se puede descartar que algunas tormentas tropicales se desarrollen más allá de esa fecha.

Si nos retrotraemos a fechas previas al inicio de la temporada, podemos concluir que este año los pronósticos estacionales de huracanes que emite la NOAA han resultado muy precisos ya que estimaba una temporada con actividad por encima de los normal con una gran posibilidad de que resultara extremadamente activa. Y es lo que finalmente ocurrió. El listado de nombres previstos fue superado y se tuvo que recurrir al alfabeto griego del que se utilizó casi un 70 % llegando hasta la letra Iota.

En detalle, la temporada 2020 produjo 30 tormentas con nombre (vientos máximos de 63 km/h), de los cuales 13 se convirtieron en huracanes (vientos máximos de 118 km/h o más), incluidos seis huracanes importantes (vientos máximos de 178 km/h o más). Esta es la mayor cantidad de tormentas registradas, superando las 28 de 2005, y el segundo número más alto de huracanes registrado.

Una temporada a ritmo rápido

La temporada 2020 avanzó a un ritmo rápido y temprano con un récord de nueve tormentas con nombre de mayo a julio, y luego agotó rápidamente la lista del Atlántico de 21 nombres cuando la tormenta tropical Wilfred se formó el 18 de septiembre. Por segunda vez en la historia se recurrió al alfabeto griego que se tuvo que usar el resto de la temporada, extendiéndose hasta el noveno nombre de la lista, Iota.

"La temporada de huracanes del Atlántico 2020 se aceleró rápidamente y batió récords en todos los ámbitos", dijo Neil Jacobs, Ph.D, administrador interino de la NOAA. “Nuestras inversiones en investigación, modelos de pronóstico y tecnología informática permitieron a los pronosticadores del National Weather Service y su Centro Nacional de Huracanes emitir pronósticos con mayor precisión, lo que resultó en un menor tiempo de espera para garantizar que los tomadores de decisiones y las comunidades estuvieran listos y sensible."

De acuerdo a datos de la NOAA

Este es el quinto año consecutivo con una temporada de huracanes en el Atlántico superior a lo normal, con 18 temporadas superiores a lo normal de las últimas 26. Este aumento de la actividad de los huracanes se atribuye a la fase cálida de la Oscilación Multidecenal del Atlántico (AMO), que comenzó en 1995, y ha favorecido más tormentas, más fuertes y más duraderas desde entonces. Estas eras activas para los huracanes del Atlántico han durado históricamente entre 25 y 40 años. Una temporada promedio tiene 12 tormentas con nombre, seis huracanes y tres huracanes importantes.

Como se predijo, este año volvió a estar presente un conjunto interrelacionado de condiciones atmosféricas y oceánicas vinculadas a la AMO cálida. Esto incluyó temperaturas de la superficie del mar del Atlántico más cálidas que el promedio y un monzón de África occidental más fuerte, junto con una cortante de viento vertical mucho más débil y patrones de viento provenientes de África que fueron más favorables para el desarrollo de tormentas. Estas condiciones, combinadas con La Niña, ayudaron a hacer posible esta temporada de huracanes extremadamente activa y sin precedentes.

Esta histórica temporada de huracanes registró niveles récord de agua en varios lugares, incluida la costa del Golfo, donde el huracán Sally trajo los niveles de agua más altos observados desde el huracán Katrina en 2005 a Pensacola, Florida. Los científicos del Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico de la NOAA y del Servicio de Información y Datos Satelitales pudieron poner información sobre la altura de las olas en manos de los pronosticadores utilizando nueva instrumentación como el Altímetro Interferométrico de Banda Ka. Estos datos oceánicos vitales permitieron a los meteorólogos ayudar a los navegantes a evitar situaciones peligrosas en el mar.

Además, tres huracanes, Isaías, Laura y Sally, pasaron dentro del alcance de los planeadores oceánicos de huracanes de la NOAA este año, capturando datos oceánicos invaluables debajo de las tormentas, mientras que los aviones cazadores de huracanes capturaron datos atmosféricos arriba.