Ya comenzaron a limpiar la gran isla de plástico del Pacífico

Utilizando un prototipo se han dado los primeros pasos para comenzar a levantar las cientos de miles de toneladas de plástico que derivan por el océano. La superficie cubierta es tres veces más grande que Francia.

Enzo Campetella Enzo Campetella 15 Oct 2019 - 13:19 UTC
Prototipo
El prototipo 001/B ya ha comenzado a recolectar residuos plásticos en el océano Pacífico.

La circulación oceánica potenciada por zonas de altas presiones hace que el centro del océano Pacífico Norte, a mitad de camino entre América del Norte y Asia, sea un sumidero de toneladas de plástico que dan forma a una enorme isla de aguas contaminadas. Y la situación parecía ir empeorando con el tiempo, especialmente por las toneladas de plásticos que llegan desde las costas.

Pero a principios de octubre, la organización holandesa sin fines de lucro, The Ocean Cleanup, anunció al mundo que ya tiene operativa la tecnología necesaria para eliminar plásticos de los océanos. El sistema prototipo se llama 001/B y ya está capturando y recolectando desechos plásticos con éxito. El prototipo trabaja en forma autónoma utilizando las fuerzas naturales del mar para atrapar y concentrar de forma pasiva los desechos. El principio de trabajo había sido presentado en octubre de 2012 en una conferencia TedX por el fundador de Ocean Cleanup, Boyan Slat.

Según informó Global Citizen, la organización anunció que ya se ha extraido un barco completo de plástico, incluidos neumáticos, microplásticos, redes fantasmas y cajas, obtenidos por el prototipo desplegado en el mar. El plástico recolectado será entregado a una instalación de reciclaje, donde ya no amenazará la vida marina. Hecha la prueba, el desafío podrá ganar en escala.

Ya se están recolectando piezas del océano

El sistema 001/B fue lanzado desde Vancouver en junio de 2019 y es el segundo intento de The Ocean Cleanup de probar su concepto de recolectar basura en el océano Pacífico, la mayor zona de acumulación de plástico en los océanos del mundo. Además de recolectar piezas de desechos plásticos claramente visibles, así como redes fantasmas mucho más grandes asociadas con la pesca comercial, el nuevo sistema también ha capturado con éxito microplásticos tan pequeños como 1 mm, una hazaña que el equipo se sorprendió gratamente de lograr.

En declaraciones a la prensa, Slat dijo "después de siete años, este primer año de pruebas en un entorno difícil como el de alta mar, indica fuertemente que nuestra visión es alcanzable y que el comienzo de nuestra misión de limpiar al océano de basura plástica, que se ha acumulado durante décadas, está a nuestro alcance”.

El gran paso de 001/B es que se trata de un sistema autónomo que utiliza al movimiento natural del océano para concentrar el plástico en forma pasiva. Al cumplir con esa meta, un objetivo de mayor volúmen de rescate aparece como posible en el tiempo. La isla de basura es una mezcla de desechos plásticos que se concentran en un punto de convergencia arrastrados por las corrientes oceánicas.

La isla de plástico es tres veces más grande que Francia

Cuando se toma idea de la dimensión de esa gigantesca isla de desechos plásticos, se advierte la envergadura de la acción a realizar para limpiarla. La superficie cubierta mayormente con plásticos es tres veces más grande que Francia. Cada año, se estima que entre 8 y 12 millones de toneladas de plástico llegan a los ambientes marinos, y hay más de 5 mil millones de piezas de microplástico en el océano.

Este volumen de basura causa daños irreparables al ecosistema marítimo, con animales enredados en redes de plástico o artículos de pesca, o heridas por salientes filosas. Los animales también tragan accidentalmente trozos de plástico que se alojan en sus estómagos, haciéndolos morir de hambre o envenenamiento. Los microplásticos, por su parte, pueden filtrar venenos en el agua. Un panorama dantesco que va en aumento. Y los países, especialmente desde el flanco asiático no parecen tomar medidas serias.

Ahora el objetivo era modificar el sistema para corregir las diferencias de velocidad entre el sistema y el plástico. Para ello se usó un ancla de paracaídas que logró desacelerar al sistema. De esa manera se permite que los residuos plásticos que se mueven más rápido queden atrapados por el propio sistema. Aunque se trabaja en nuevas mejoras, ya se puede capturar una buena cantidad de material.

Publicidad