meteored.com.ar

2020 es año bisiesto: ¿por qué sucede y qué cambia?

Este 2020 es bisiesto y tendrá 366 días en total, al agregarse el 29 de febrero. Te contamos a qué se debe este hecho y cómo fueron los cambios a lo largo de la historia.

Año bisiesto 29 de febrero
El tiempo que transcurre entre dos pasos consecutivos del Sol en el mismo punto de referencia astronómico desde la Tierra es de aproximadamente 365 días y 6 horas.

2020 es un año bisiesto. Febrero tendrá 29 días en lugar de 28 y el año durará un día más que en 2019 y en comparación con los últimos 3 años. Los días en 2020 serán 366 en lugar de 365. Esto ocurre, salvo algunas excepciones, cada 4 años pero ¿por qué existen estos años particulares y a qué deben su nombre?

Años bisiestos

Año bisiesto es una expresión que deriva del latín bis sextus dies ante calendas martii ("repítase el sexto día antes del primer día de marzo", equivalente al actual 24 de febrero), alargando entonces la duración del año por un día.

En el calendario gregoriano, calendario hecho por el Papa XIII, este día extra se colocó al final del mes (29 de febrero).

¿Por qué el año es más largo?

¿Cómo es que extendemos la duración del año un día cada 4 años? Todo está relacionado con el movimiento del planeta Tierra alrededor del Sol. Si este ciclo tuviera exactamente 365 días no necesitaríamos tener años bisiestos, pero sucede que es en realidad un poco más de que esta cantidad de días.

Un año dura un poco más de 365 días: el año calendario

El tiempo que transcurre entre dos pasos consecutivos del Sol en el mismo punto de referencia astronómico desde la Tierra (año solar) es de aproximadamente 365 días y 6 horas. Hay que decir que seis horas más cada año es algo pequeño. Y de hecho es así. Sin embargo, cada cuatro años, se acumulan 24 horas de diferencia (6 x 4) entre el año real, es decir, dictado por la posición del Sol con respecto a la Tierra y nuestro calendario civil.

Esto es lo que sucedería si no corrigiéramos el error

Si no corregimos este error, en unos años la forma en que regulamos el paso del tiempo y las estaciones comenzaría a mostrar algunas diferencias en comparación con el pasado. El error sería inicialmente unos pocos días, pero en unas pocas décadas las fechas ya no corresponderían a las estaciones relativas.
Por ejemplo, si no corrigiéramos este error, después de 120 años el día de Año Nuevo coincidiría con un día a principios de febrero.

Con el paso del tiempo, la forma en que dividimos el año calendario (y, por lo tanto, también las estaciones) ya no coincidiría con el año calendario. Básicamente, en enero sería otoño, y en abril sería pleno invierno en el hemisferio sur. Esto se debe a que el año calendario continuaría su ciclo como siempre, pero nuestra forma de dividirlo sería completamente desfasada y no representaría la realidad.

El año bisiesto para corregir el calendario

Básicamente, el calendario que utilizamos tiene un error, y para este propósito se ha insertado el año bisiesto, que al agregar 24 horas al año "normal" de 365 días, permite recuperar esta diferencia. La adición de un día ocurre en febrero, insertando esta fecha especial: 29 de febrero. Un día que existe solo cada 4 años, aunque con algunas limitaciones puntuales.

Divisible por 4 son años bisiestos, pero...

Los años bisiestos son en lineas generales divisibles por 4. Por lo tanto, 2020, y en el pasado 2016, 2012, 2008 (etc.) fueron años bisiestos.

Sin embargo, ¡tengamos cuidado! Se excluyen de esta lista a aquellos años que sean múltiplos de 100, aunque se mantendrán en la lista de bisiestos si son divisibles por 400. Por ejemplo, el año 2000 fue bisiesto, pero no así el año 1900.