meteored.com.ar

¿Cuántos tonos azules tiene el cielo?

A todos nos encanta observar los colores que adquiere el cielo desde que amanece hasta que se hace de noche, pero... ¿cuántos tonos de azul puede llegar a mostrarnos durante el día?

Cielo de color azul
El cielo puede adquirir muchos tonos de azul distintos

Si hay un espectáculo del que todos podemos disfrutar en cualquier momento del día es el de los colores del cielo. Lo primero que hacemos por la mañana es subir la persiana, abrir las cortinas y mirar qué tiempo hace. En ese momento el cielo puede estar despejado, medio nublado, gris oscuro... y sea lo que sea lo que vean nuestros ojos, nos ayudan a interpretar qué ropa habrá que ponerse para salir a la calle.

Hoy vamos a centrarnos en los tonos de azul que nos presenta el cielo. Cuando somos pequeños y estrenamos nuestros lápices de colores, o bien tenemos la suerte de que nos hayan regalado acuarelas, muchas manos van directamente al color azul. No podemos evitarlo. El cielo es algo que nos acompaña a diario, a todas horas. Pero... ¿con qué azul pintamos el cielo si va cambiando durante todo el día?

El tono de azul nunca es el mismo en el cielo, cambia conforme avanzan las horas o dependiendo del punto que miremos. Los azules del cielo casi pueden ser infinitos.

Efectivamente, el tono de azul que hay en el cielo nunca es el mismo. Cambia a medida que avanzan las horas. Más aún a lo largo del amanecer y el atardecer. Incluso cambia dependiendo del punto en el que miremos el cielo. Es cierto que podemos encontrar un azul estándar de cielo denominado celeste con unas coordenadas de color definidas y concretas para que todo el mundo sepa cuál es. Aquí puedes encontrarlo. Pero el día nos muestra muchos más que este. ¿Cuántos?

Por qué el cielo es azul

La vida en la Tierra no sería posible sin atmósfera. Y si lo fuera, el cielo sería muy aburrido. Estaría siempre oscuro. Solo hay que recordar las imágenes de la llegada del ser humano a la Luna. Los astronautas estaban iluminados pero el cielo era negro. Esto ya nos da una pista de quién es el responsable de que nuestro cielo tenga el color que tiene: la atmósfera.

Cuando la luz del Sol atraviesa la atmósfera, se dispersa en todas direcciones por culpa de las partículas y de los gases que hay en el aire. Pero todas las longitudes de onda no lo hacen de la misma manera. El color azul se esparce más que el resto y es el motivo por el cual vemos el cielo de ese color. Como el Sol cambia de posición a lo largo del día, sus rayos cruzan más o menos atmósfera, así que el tono de azul cambia. Incluso cuando está bajo en el horizonte el cielo se ve anaranjado o rojo.

La Tierra desde el espacio
La atmósfera hace que el cielo sea de color azul

Entonces a la pregunta de cuántos azules tiene el cielo, ¿qué debemos responder? Pueden ser infinitos. Aunque nos parezca que no, el azul del cielo cambia por minutos. El azul ocupa una zona del espectro electromagnético que va desde las longitudes de onda de 427 nanómetros a los 476. Dentro del espectro visible, evidentemente. Casi todos sus tonos quedan representados a lo largo del día.

El atardecer azulado de Marte

Antes hemos comentado que sin atmósfera el cielo sería completamente oscuro. Así se vería desde la Luna, por ejemplo. ¿Cómo se vería entonces el cielo desde otros planetas en los que tenemos constancia de que existe atmósfera? No hace falta especular. Solo es necesario ver las fotografías del planeta al que más veces hemos llegado: Marte. Tiene una atmósfera más pequeña que la de la Tierra y con otros componentes. Esto hace que durante el día el cielo se vea anaranjado y las salidas y puestas de sol azuladas. Curioso, ¿verdad?

Si queréis profundizar sobre el efecto del cielo azul y anaranjado, podes buscar por la Dispersión de Rayleigh en internet. Hay mucha literatura al respecto.