meteored.com.ar

La erupción en Tonga habría generado un colosal tsunami de 90 metros

Según un nuevo estudio internacional, el devastador tsunami desatado por la violenta explosión del volcán Hunga Tonga-Hunga Ha'apai alcanzó una altura de más de 90 metros en las inmediaciones.

Tsunami Tonga Volcán
Según un nuevo estudio, el tsunami producido por la erupción del volcán Hunga Tonga-Hunga Ha'apai alcanzó los 90 metros

La violenta erupción explosiva del volcán Hunga Tonga-Hunga Ha'apai, ocurrida el pasado 15 de enero, ha sido clasificada por los científicos como una de las explosiones más violentas jamás registradas en el planeta. El evento provocó un tsunami global y generó un estampido sónico, acompañado de una "onda de presión" que dio la vuelta al mundo dos veces.

A raíz de este evento catastrófico, que afortunadamente produjo daños limitados en términos de muertes, solo porque afectó a un rincón casi deshabitado del mundo, los estudios se han multiplicado para comprender qué sucedió realmente.

¿El tsunami generado por la erupción ha alcanzado los 90 metros?

Un nuevo estudio realizado en los últimos meses por un equipo de investigadores internacionales ha conseguido estimar la violenta erupción volcánica que se produjo en las islas el pasado 15 de enero. Al parecer, la ola de este tsunami en las inmediaciones del volcán alcanzó una altura cercana a los 90 metros.

Así que un verdadero muro gigante de agua que arrasó con todo lo que encontró, en sus inmediaciones. En este caso sería uno de los tsunamis más potentes jamás observados en la Tierra, al menos en los últimos tiempos.

Pero, ¿cómo se estimó la altura de la ola?

Este valor se estimó gracias a una serie de simulaciones informáticas obtenidas a partir del análisis de una gran cantidad de datos sobre el cambio del nivel del mar registrados por los mareógrafos dispersos por el Océano Pacífico, y sobre la onda de presión generada por el impacto de la violenta explosión que inició la erupción.

El tsunami generado por la violenta erupción del volcán Hunga Tonga-Hunga Ha'Apai, sin embargo, advierten los mismos estudiosos, fue muy diferente a los tsunamis que habitualmente hemos registrado durante fuertes terremotos o erupciones volcánicas más modestas en las últimas décadas.

Tsunami volcán Tonga
La explosión de Hunga Tonga-Hunga Ha'apai creó un tsunami global.

De hecho, hablamos de uno de los escasísimos tsunamis de los que tenemos constancia que afectó a todos los océanos y grandes mares de nuestro planeta, tanto que incluso fue detectado por los mareógrafos presentes en el interior del mar Mediterráneo, casi en las antípodas de la erupción.

Características de este "tsunami global"

Un tsunami de estas proporciones y su sincronización solo puede explicarse por una serie de ondas anómalas generadas por la impresionante onda de choque que se propagó por la atmósfera a una velocidad de entre 312 y 343 metros por segundo.

La propagación de esta onda de choque en el interior de la atmósfera ha provocado en efecto un cambio repentino y significativo de la presión atmosférica que ha generado de hecho un tsunami que se ha extendido por todos los océanos y grandes mares de nuestro planeta, con alturas muy contenidas y no especialmente problemáticas, pero detectable sólo por la instrumentación.

En las inmediaciones del volcán, sin embargo , el cambio de presión combinado con la propia erupción provocó un repentino movimiento de agua que formó un tsunami que inicialmente tenía 90 metros de altura, nueve veces más alto que el formado por el terrible terremoto que asoló Japón en 2011.

¿Por qué el daño fue tan limitado?

Afortunadamente, las islas habitadas más cercanas al volcán estaban a más de 70 km de distancia. Allí, las olas del tsunami alcanzaron alturas de solo (por así decirlo) 1,23 metros y causaron grandes daños y algunas víctimas. Al otro lado del Océano Pacífico, el tsunami generado por la erupción causó hasta 5 víctimas y más de 90 millones de dólares en daños.

Antes de Tonga, el único tsunami que conocíamos que fue generado tanto por la propia erupción como por su onda expansiva fue el producido por la violenta erupción del volcán Krakatau en 1883.