Las auroras polares, un espectáculo de la naturaleza

En el Polo Norte y Polo Sur se presentan muchos espectáculos naturales, entre los más destacados se encuentran las Auroras Boreales y Australes respectivamente, luces de diferentes colores en el cielo. A continuación te contamos qué son y cómo se forman.

Úrsula Pamela García Úrsula Pamela García Christian Garavaglia 02 Ene 2020 - 09:51 UTC
Las Auroras es un efecto que se presenta únicamente en latitudes polares.

Se llama Aurora Boreal al efecto de luces y brillos fluorescentes que ocurren en los cielos del Polo Norte; por otro lado, al que ocurre en el Polo Sur se le denomina como Aurora Austral. El Sol, la estrella más grande de nuestro sistema planetario nos envía calor, luz y partículas pequeñas a nuestro planeta.

Es el campo magnético el que protege al planeta Tierra de la mayor parte de la energía y la entrada de partículas que se desprenden del Sol. La corriente constante de viento solar y las tormentas solares, generan un tipo de eyección de masa coronal; quiere decir que, el Sol arroja una enorme burbuja de gas electrificado que puede viajar a través del espacio con altas velocidades, alcanzando nuestro planeta.

Cuando las tormentas solares vienen hacia la Tierra, parte de la energía y las pequeñas partículas viajan por las líneas de campo magnético principalmente en el área de los Polos Norte y Sur, adentrándose en las últimas capas de la atmósfera de la Tierra. Allí, las partículas interactúan con los diferentes gases que componen y que se encuentran en nuestra atmósfera, gracias a esto se generan luces de diferentes colores en el cielo.

Son los gases como el oxígeno los que permiten que las coloraciones sean de luz verde y roja fluorescente. Por otro parte, el gas nitrógeno da lugar a un brillo intenso con colores azul y púrpura. En ocasiones, cuando hay mezclas de estos gases las coloraciones son muy abundantes y de diferentes colores: el rosa, amarillo, naranja y blanco, son otros de los colores que pueden llegar a manifestarse.

La termósfera es la capa atmosférica donde se presentan las Auroras

Tanto, la Aurora del Polo Sur y como la del Norte, se producen principalmente en la termósfera. Partículas cargadas (electrones, protones y otros iones) del espacio chocan con átomos y moléculas en latitudes altas alcanzando dicha capa atmosférica. Esos átomos y moléculas arrojan este exceso de energía emitiendo fotones de luz, la que da como resultado un brillo espectacular en las coloridas Auroras.

La termósfera, es una de las capas de la atmósfera terrestre que se encuentra directamente por encima de la mesósfera y por debajo de la exósfera. Se extiende a partir de 90 km hasta aproximadamente los 1000 km. La actividad solar influye fuertemente en la temperatura de la termósfera, las temperaturas en esta capa pueden variar de unos 500°C a 2000°C o más, debiéndose esta variación a la marcha diurna.

Gran parte de los rayos X y la radiación UV es absorbida en la termósfera, entonces, cuando el Sol está muy activo y emite más radiación de alta energía, hacen que la capa se caliente y se expanda. Los fotones solares de alta energía también desgarran electrones, debido a este tipo de características muchos fenómenos espaciales se ven reflejados en dicha capa, como el brillo de las estrellas fugaces y las Auroras Polares, estos son algunos de los espectáculos naturales que nos ofrece la termósfera.

Auroras extrañas por encima del polo norte de Saturno. Crédito: NASA.

Otros planetas tienen Auroras

El efecto de Auroras no es exclusivo del planeta Tierra. Si un planeta tiene una atmósfera y un campo magnético, probablemente tienen este efecto de luces. La NASA ha reportado increíbles Auroras en Júpiter y Saturno.

Publicidad