Pronóstico casero

Es muy posible que en tu casa tengas algún clásico adorno predictor del tiempo. En nuestro país los más conocidos son los que cambian de color, pero existen otras versiones. ¿De qué forma estos pequeños adornos logran saber cómo va a estar el tiempo?

Cindy Fernández Cindy Fernández 30 Dic 2019 - 03:10 UTC
virgen, delfin, adorno, colores, lluvia, pronostico, tiempo, regalos
Cada región tiene una versión propia de estos clásicos adornos y son muy populares

Cada región tiene una versión propia de estos clásicos adornos y son muy populares. Ni siquiera conocemos si tiene nombre, decimos “el cosito que cambia de color con la lluvia” y ya todos sabemos de qué estamos hablando. Es probable que en tu casa tengas alguno y sea de utilidad a la hora de saber si hay que salir de casa con paraguas. En esta nota te contamos cuáles son los más populares y cómo funcionan.

Los cromoactivos

Una virgen, un lobo marino, o un par de simpáticos delfines son los más comunes en Argentina. Es posible que te hayan traído uno de regalo desde Mar del Plata. Pero ¿te preguntaste cómo es que este pequeño adorno logra saber cómo va a estar el tiempo? ¿Realmente es capaz de pronosticar?

Las respuestas a estas preguntas se encuentran en la química. Algunas sustancias reaccionan de forma reversible ante algunos estímulos físicos o químicos modificando alguna de sus propiedades. Los que producen cambios de color como respuesta a algún estímulo externo se llaman materiales “cromoactivos”.

tiempo, pronostico, adorno, color, cromo, mar del plata, quimica, lluvia, tormenta
Los cambios en el tiempo están asociados a cambios en la humedad del aire

Estas figuras se recubre, en uno de sus lados por una capita de gel de sílice, una sustancia higroscópica que tiene una gran afinidad por el agua, tanto que es capaz de absorber la humedad del ambiente. Los gránulos que componen este gel son incoloros pero se les incorpora una sal de cobalto que varía de color en función que el gel de sílice este mas o menos humedecido. Si apenas está seco o apenas absorbió agua es de color azul, pero a medida que se humedece cambia su estructura cristalina y evoluciona a colores violetas y rosas.

Lo interesante de esta cuestión es que los cambios en el tiempo muchas veces están asociados a cambios en la humedad del aire. Por ejemplo, un aumento en la humedad ambiente suele ser indicativo de precipitaciones, y es por eso que estas figuras se venden como pronosticadores del tiempo.

Sr y Sra

Otro adorno que podemos encontrar en algunos hogares es “la casita del tiempo”. Una estructura, que generalmente puede ser de madera o cartón, con dos aberturas como puertas en las que asoman dos simpáticos personajes, que generalmente son un hombre y una mujer.

Muchas personas creen que este instrumento funciona como un barómetro, pero en realidad usa el principio de un higrómetro de cabello. Su reacción está basada en la sensibilidad a la humedad ambiental de una pequeña cuerda que contienen en su interior que se contrae o expande creando una torsión sobre la varilla conectada a las figuras. Si el aire está seco, el giro desplazará a la mujer hacia afuera, pero si hay mucha humedad, el que va a salir de la casita será el hombre.

Este es el mismo mecanismo que utiliza el “Fraile del tiempo”. Es común encontrar un Fraile pronosticador en algunas casas de España y Portugal, mientras que en Argentina no son tan populares. Este personaje mueve su brazo -que generalmente posee una varita - hacia arriba o hacia abajo cuando la cuerda que la sostiene cambia su longitud. En este caso, el fraile puede identificar 8 tipos de tiempo, que va de seco hasta lluvia.

Del barco a tu estantería

Este instrumento era usado por los navegantes del siglo XIX, y fue desarrollado por el almirante Robert FitzRoy. De ahí que se lo conoce como “Barómetro de Fitz Roy”. Consiste en un recipiente de vidrio completamente sellado y lleno de una mezcla de líquidos que en función de su aspecto puede indicar que tiempo meteorológico se avecina. La mezcla se compone de agua destilada y etanol, y en menor proporción: nitrato de potasio, cloruro de amonio y alcanfor.

Las variaciones en la temperatura del aire y la presión atmosférica provocan cambios en la solubilidad de esa mezcla, lo que da como resultado el aspecto cambiante del líquido. La mayor o menor turbiedad o la presencia o no de escamas, cristalitos o estructuras filamentosas pueden identificarse con determinados cambios de tiempo para las próximas horas.

El líquido claro, sin impurezas, es indicador ambiente soleado, mientras que si empieza a enturbiar se esperan posibles lluvias. Si aparecen pequeñas motitas, puede esperarse bruma o niebla, y en cuanto a la nieve, su posible ocurrencia se delata por la presencia de pequeñas plumas blanquecinas. Si esos mismos cristales surgen con el líquido turbio en vez de claro, entonces lo que tendremos será tormenta.

Aunque estos instrumentos hagan parecer el pronóstico del tiempo como algo sencillo, hay que recordar que lo que están mostrando es un cambio en una de las variables del aire, como la humedad, la presión o la temperatura, y no un pronóstico. Pero en ciertas circunstancias pueden servir de guía ya que existe una relación entre esos cambios en las variables y los cambios en el tiempo.

Publicidad