meteored.com.ar

¿Se pueden fabricar "gomitas" a partir de turbinas eólicas? ¡Parece que sí!

Los científicos explican que las resinas de las turbinas eólicas se pueden reciclar y reutilizar de diversas formas. Una de ellas, tiene que ver con la producción de... ¡golosinas! ¿Cómo es posible?

golosinas gomitas
Los científicos descubren una fórmula que permite transformar la resina de los aerogeneradores en material comestible, como el chicle o las famosas "gomitas".

La investigación presentada en la reunión internacional de la American Chemical Society (ACS) en Chicago muestra un nuevo sistema de resina que se puede disolver y reutilizar sin perder sus propiedades iniciales.

Aunque la energía eólica es limpia y renovable, el hecho de que las turbinas (que están construidas con fibra de vidrio) no sean reciclables plantea un problema cuando llegan al final de su ciclo de vida. Por lo general, las palas de las turbinas gigantes terminan en vertederos.

Como señala Dorgan en un comunicado de prensa a EurekAlert, “Los parques eólicos frecuentemente reemplazan las palas de las turbinas antes del final de su vida útil, porque las granjas pueden generar más electricidad con palas más grandes”.

Para solucionar el problema se han realizado esfuerzos en la creación de palas que puedan contribuir a la economía circular, dando nueva vida a un determinado producto. En este sentido, científicos de la Universidad Estatal de Michigan ya han hecho una pequeña contribución.

La resina reciclable se puede utilizar para fabricar... ¡golosinas!

El concepto parece, en la práctica, muy extraño, pero podría estar muy cerca de hacerse realidad en las góndolas de los supermercados... ¡en forma de gomitas! Lo cierto es que esta resina se puede reciclar y reutilizar de muchas otras formas, concretamente en cristales o pañales.

La resina termoplástica, hecha de fibra de vidrio y polímeros derivados de plantas y otros sintéticos, es muy resistente y duradera, al igual que los materiales que se utilizan en las turbinas actuales. Aun así, las palas, al llegar al final de su ciclo de vida, se pueden utilizar para disolver la resina y retirar la fibra de vidrio.

El material se puede usar en turbinas nuevas porque, según los investigadores de Michigan, las propiedades físicas son las mismas que las turbinas hechas con materiales nuevos.

Esta nueva resina se puede convertir en varias cosas después de que se derrita. Su reutilización puede darse en algunos productos consumibles, como los chicles, lo que hace aún más curioso este hecho. Y más interesante es que estas gomitas no difieren de las que estamos acostumbrados a consumir, según los investigadores.

“ Un átomo de carbono derivado de una planta, como el maíz, no es diferente de un átomo de carbono de un combustible fósil. Todo es parte del ciclo global del carbono y hemos demostrado que podemos pasar de la biomasa en el campo a materiales plásticos duraderos y volver a los alimentos”, explica Dorgan.

¿Qué es entonces esta resina termoplástica y cómo se puede fabricar?

Cuando la resina termoplástica se diluye en una solución alcalina, se libera un material acrílico que puede facilitar la producción de ventanas. También eleva la temperatura durante el proceso, lo que hace posible crear un material utilizado en pañales. Además, la solución alcalina también libera lactato de potasio, que puede transformarse en dulces o bebidas energéticas después de su purificación.

Después de haber validado el material en cuanto a las propiedades necesarias para su reutilización, ahora el siguiente paso será comprender en la práctica cómo se pueden (re)construir turbinas a partir de esta nueva resina.