Aire muy caluroso de origen africano invade a España

El calor extremo se hace sentir sobre España. Con registros superiores a los 40°C la penínula ibérica registra una secuencia de muchos días sin tiempo para el descanso.

El mes de julio está dejando temperaturas extremas en toda la península ibérica. En el sur de España los valores de temperatura han logrado superar los 42 °C. El martes 7 de julio a la medianoche en Sevilla la temperatura superó los 35 °C. Esta situación, típica del verano europeo, se desarrolla cuando una masa de aire caluroso generada sobre el desierto de Sahara logra avanzar hacia el norte.

Al mismo tiempo, la circulación permitió que polvo, también de origen africano, llegue al continente europeo. Este fenómeno conocido como calima ha dado lugar a un marcado deterioro en la calidad del aire, y baja visibilidad. También ayudó a que el aire se seque fuertemente reportando valores de humedad relativa por debajo del 20%.

Uno de los hechos más extraños se registró en la sierra de Madrid, donde algunas tormentas generaron chaparrones de lluvia y barro. La gran cantidad de polvo aportado por la calima hicieron posible que se desarrollara este raro fenómeno.