meteored.com.ar

Avance científico para predecir erupciones volcánicas

Un estudio reciente descubre que el contenido de agua en el magma es una pieza fundamental para lograr predecir las erupciones volcánicas. Un paso adelante para la futura generación de modelos de previsión volcánica.

volcán erupción cenizas magma lava
Hallan evidencias para comprender mejor las condiciones de almacenamiento del magma, un ingrediente esencial para futuros modelos de predicción de erupciones volcánicas.

Actualmente los vulcanólogos miden los gases que se escapan del cráter o fisuras de un volcán para intentar predecir sus erupciones . Gases como el dióxido de azufre, dióxido de carbono, ácido clorhídrico y el vapor de agua, se pueden medir con sensores in situ y también desde el espacio utilizando la información suministrada por satélites modernos.

Los volcanes más activos y peligrosos son monitoreados constantemente también por cámaras de video , y por supuesto que el aumento de la actividad sísmica es otro indicador clave a la hora de alertar a la población cercana y predecir una erupción y salvarles la vida .

volcán erupción cenizas magma lava
El contenido de agua en el magma es una pieza fundamental para lograr predecir las erupciones volcánicas. Foto: Rasmussen, durante el monitoreo del volcán Santiaguito, 2016.

En la actualidad, estos eventos sólo se pueden prever con pocas horas de anticipación . Muchas veces ese lapso alcanza para alertar a la población y realizar evacuaciones preventivas en un radio determinado, pero los bienes personales en su mayoría se pierden, esto podría cambiar si mejoran los pronósticos.

Pronosticar el tiempo en meteorología lleva una ventaja muy amplia frente a los intentos de los vulcanólogos para predecir erupciones, y esto es porque aún queda mucho por investigar y aprender sobre la compleja dinámica de los volcanes y los procesos naturales del magma que se encuentran debajo de un volcán antes de salir. Esta es un área de estudio que está en pleno crecimiento.

Hallazgo reciente

Un estudio del Dr. Daniel J. Rasmussen , investigador en el Museo Nacional de Historia Natural del Smithsonian , en Washington DC, EE.UU., junto a su equipo de trabajo, publicado en la revista científica Science, aporta nuevas evidencias para comprender mejor las condiciones de almacenamiento del magma , un ingrediente esencial para futuros modelos de predicción precisos y fiables sobre el momento, el tipo y la duración de las erupciones.

volcán erupción cenizas magma lava
El magma con mayor contenido de agua tiende a almacenarse a mayor profundidad en la corteza terrestre. Foto: Daniel J. Rasmussen

Este científico busca descubrir por qué la profundidad de almacenamiento del magma varía de un volcán a otro y qué controla dicha profundidad . Finalmente ha logrado identificar lo que los científicos esperan que sea el factor más importante para controlar la profundidad a la que se almacena el magma: el contenido de agua en este material fluido .

El agua: ingrediente clave para la prediccion

En la investigación se relaciona la profundidad a la que se almacena el magma con el agua, lo cual es significativo porque el agua inicia y alimenta en gran medida las erupciones. Según los resultados, el contenido de agua es la clave fundamental en todo esto y el "combustible" que impulsa a las erupciones .

El magma con mayor contenido de agua tiende a almacenarse a mayor profundidad en la corteza terrestre. Entonces, el contenido de agua del magma sería el responsable de controlar su profundidad en el lugar de solo estar correlacionado.

volcán erupción cenizas magma lava
En el estudio se realizó un trabajo de campo tomando muestras de ocho volcanes de Alaska.

El científico explica que, si por ejemplo ocurre una disminución repentina de la presión, el agua disuelta en el magma que se almacena debajo de un volcán forma burbujas de gas que hacen que el magma suba y salga disparado; de hecho hace una comparativa con una botella de gaseosa previamente agitada, al destaparla (disminuir su presión), estas burbujas y parte del contenido de la gaseosa se escapan de manera similar al proceso de desgasificación en una erupción volcánica, pero por el pico de la botella. “Cuanto más contenido de agua se encuentra disuelta en el magma significa más burbujas de gas y peligro una erupción más violenta” .

Profundidad de almacenamiento vs. predicción de la erupción

Los resultados de su trabajo indican dónde se forman estas burbujas de gas en relación con la profundidad de almacenamiento del magma , y contrariamente a lo que se creía hasta ahora, lograron demostrar que la mayoría de los magmas son flotantes en su profundidad de almacenamiento , lo que proporciona una fuerza motriz para el ascenso del magma desde su región de acumulación.

sobra esto aún no nos responde la pregunta precisa de cuándo se inicia el ascenso y el llamado "desencadenamiento de la erupción" , pero "la comprensión de las condiciones de almacenamiento del magma, incluido su contenido en agua, es importante para ayudarnos a desarrollar la próxima generación de modelos de previsión volcánica", remarca Rasmussen. "Todavía nos queda trabajo por hacer antes de que nuestros resultados tengan un impacto en los modelos de predicción de erupciones ", pero sin dudas es un gran paso hacia ello.

Detalles del trabajo de Investigación

Para que el grupo de investigadores con el Dr. Rasmussen a la cabeza llegue a las conclusiones anteriores, realizó primero un trabajo de campo y un análisis posterior de muestras de las cenizas de los volcanes de Alaska . Se centraron en los "arcos volcánicos" , que se producen en la intersección de dos placas tectónicas convergentes. Estos tipos de volcanes son los más comunes y también los más peligrosos.

Analizaron la composición química de estos minúsculos trozos de magma enfriados provenientes del interior de un volcán, y estimaron el contenido de agua del magma en seis de los ocho volcanes. actualizaron estos datos con otras estimaciones del contenido de agua magmática tomadas de la literatura científica y crearon una lista de 331 estimaciones de profundidad para 112 volcanes .