Bajante extraordinaria: el panorama es desolador en el Río Paraná

Se registraron estos últimos días alturas negativas en varios puertos, como no sucedía en más de 50 años. Se estrena el documental “Bajo Río” que da cuenta de la compleja situación que atraviesa el segundo río más largo de Sudamérica.

Las imágenes del video que acompaña esta nota son contundentes: personas caminando en pleno lecho del Río Paraná, como si fuera un desierto. Sucedió este último fin de semana frente a la ciudad entrerriana de Paraná, y dan cuenta de la compleja situación que lleva a catalogarla como la bajante más pronunciada y prolongada en al menos los últimos 50 años.

Carlos Ramonell, docente e investigador de la Universidad del Litoral, afirma que esta bajante es el resultado de una tendencia que comenzó a manifestarse muy incipientemente en 2018. “En 2018 tuvimos condiciones de aguas bajas por un tiempo, pero poco significativas. En 2019, estas condiciones fueron más prolongadas; en 2020 se acentuaron y este año se espera que se vuelvan más severas”.

En estas últimas semanas la situación se agravó y la tendencia descendente se acentuó. Varios puertos en grandes ciudades del Litoral reportan estos días alturas negativas como no se observaban hace más de 50 años. Este lunes 19 el Puerto de Paraná midió una altura de -0.33m, el de Rosario -0.17m y el de Santa Fe 0m.

Jorgelina Hiba, periodista especializada en ambiente y conductora del documental “Bajo Río” que se estrenará este martes 20 a las 20h por el Facebook y el canal de Youtube oficial de la Universidad de Rosario, explica que “con una cobertura de agua en mínimos históricos, el humedal del delta del río Paraná queda más expuesto que nunca a las intervenciones humanas, que van desde la caza y la pesca ilegal hasta la modificación permanente del territorio a través de la construcción de terraplenes, endicamientos y sobre dragado del canal. Si bien el río ya atravesó situaciones similares, el contexto es muy diferente: hoy hay río multifragmentado e intervenido por el humano de múltiples maneras”.

El panorama no es nada alentador… el Instituto Nacional del Agua (INA) informa que prevalece una tendencia descendente en todas las secciones del río Paraná en territorio argentino, y la perspectiva al 30 de septiembre es netamente desfavorable, con probabilidad cierta de extenderse la bajante extraordinaria en los subsiguientes cuatro meses, por lo menos.