meteored.com.ar

Cambio climático: los árboles urbanos no están preparados

Años atrás, la elección del arbolado de las ciudades emergentes fue cuidadosamente pensada y elegida para obtener beneficios de la vegetación. Hoy, muchos de ellos se encuentran amenazados por el rápido aumento de temperatura y los cambios en las lluvias.

arboles, ciudades, cambio climatico
Más del 56% de los árboles de ciudades están expuestos a condiciones poco saludables para ellos.

El cambio climático amenaza la salud y la supervivencia de los árboles urbanos. El aumento sostenido de las temperaturas y los cambios en los patrones de las lluvias provocan que muchas de las especies que fueron elegidas hace años para brindar sombra y cobijo en las calles de las ciudades no estén adaptados a las nuevas condiciones climáticas.

Los investigadores utilizaron el Inventario Global de Árboles Urbanos, una base de datos que registra más de 4000 árboles y arbustos diferentes plantados en 164 ciudades en 78 países, para evaluar el impacto probable del calentamiento global en los árboles plantados a lo largo de las calles y parques. Más de la mitad de las especies de árboles ya están en riesgo en algunas ciudades debido al aumento de las temperaturas y los cambios en las precipitaciones. Y para 2050, se prevé que esta proporción aumente hasta alcanzar entre el 70% y el 80%.

No quiere decir que esas especies vayan a morir. Podrían estar experimentando condiciones climáticas estresantes que pueden afectar su salud y desempeño, lo que pone en riesgo la provisión de los múltiples beneficios y servicios que proveen los bosques urbanos.

Los árboles no solo brindan sombra, también pueden mejorar la salud física y mental, son importantes en la integración social y pueden mitigar los efectos del aumento de la temperatura. En otras palabras, hacen a las ciudades mucho más habitables, pero hoy hay más de 1.000 especies que están en riesgo de desaparecer. La investigación detalló que el 56% de las especies experimentan condiciones climáticas que superan sus márgenes de seguridad de temperatura y el 65% lo hace por las precipitaciones.

El autor principal del estudio, Manuel Esperón-Rodríguez, de la Universidad de Sydney Occidental (Australia) precisó que “no quiere decir que esas especies vayan a morir”. Lo que pronostica el estudio es que “podrían estar experimentando condiciones climáticas estresantes que pueden afectar su salud y desempeño, lo que pone en riesgo la provisión de los múltiples beneficios y servicios que proveen los bosques urbanos”.

En todo el mundo

El estudio también detalla que las especies comunes de ciruelos, robles, arces, álamos, olmos, pinos, tilos, zarzos, eucaliptos y castaños se encuentran entre las especies que han sido señaladas en riesgo debido al cambio climático en la mayoría de las ciudades. Y los árboles en ciudades de regiones tropicales y en países vulnerables como India, Níger, Nigeria y Togo son los más afectados.

poda, arbustos, vegetacion
La selección de especies se ha basado en el clima pasado y actual y, por lo general, no tiene en cuenta el cambio climático futuro

En promedio, las ciudades hacia el ecuador estarán expuestas a mayores disminuciones en precipitación y se ve “una tendencia a que el riesgo promedio aumente hacia el ecuador donde los recursos económicos para mitigar el cambio climático son generalmente más limitados, lo que incluye varias ciudades de Latinoamérica”, indica Esperón-Rodríguez.

No quieren decir que las especies de árboles que hay en las ciudades se hayan elegido mal, sino que probablemente el cambio climático de los últimos años ha sido muy rápido.

Estos resultados no quieren decir que las especies de árboles que hay en las ciudades se hayan elegido mal, sino que probablemente el cambio climático de los últimos años ha sido muy rápido. En la actualidad, la selección de especies se ha basado en el clima pasado y actual y, por lo general, no tiene en cuenta el cambio climático futuro, que puede no reflejar el clima pasado.

El investigador dice que hay que proteger los árboles y arbustos de las ciudades, “pensar dos veces antes de cortar más, ya que están brindando muchos beneficios”, y seguir plantando, “lo que ayuda a mantener las temperaturas de la ciudad cómodas para ellos y para nosotros”.