Desmitificando a la tormenta de Santa Rosa

Cada año a fin de agosto muchas personas aguardan la llegada de una tormenta que atribuyen a Santa Rosa. Esta leyenda tiene mucho arraigo popular en nuestro país pero nada de sustento científico.

La famosa tormenta de Santa Rosa es una expresión muy popular que alude a una tormenta a desarrollarse en un lapso de tiempo centrado en el 30 de agosto, fecha correspondiente a la festividad de Santa Rosa de Lima. La expresión tiene su origen en una leyenda que atribuyó a los poderes místicos de Isabel Flores de Oliva una fuerte tormenta que impidió que piratas holandeses atacaran la ciudad peruana de Lima en 1615.

No hay evidencias científicas que avalen la idea de una tormenta que sí o sí deba desarrollarse en esta fecha, ni tampoco es claro dónde debería suceder esto. Simplemente, es bastante probable que algunos días antes o después de esta fecha se registren tormentas en parte del territorio nacional, especialmente el centro y noreste. Es allí en donde la presencia de aire cálido y húmedo proveniente del norte empieza a ser más habitual, lo cual en combinación con el avance de distintas perturbaciones sinópticas pueden desencadenar el fenómeno de tormentas antes de comenzar la primavera.