meteored.com.ar

El comercio internacional podría paralizarse por un barco encallado

Uno de los portacontenedores más grandes del mundo bloquea el Canal de Suez y cerca de 100 barcos esperan para poder pasar. El comercio marítimo entre Europa y el sur de Asia se encuentra detenido a la espera de que se resuelva el problema.

barco, canal. suez
El Ever Given fue desviado de su rumbo por una repentina ráfaga de viento y bloqueó el canal.

El carguero Ever Given, de 59 metros de ancho, 400 metros de largo y un peso de 219.079 toneladas, se dirigía desde el distrito de Yantian en China al puerto de Rotterdam, Países Bajos. Ya había atravesado Taipei y Malasia, y estaba previsto que llegue a destino el 31 de marzo, pero una ráfaga de viento frustró todos los planes. El 23 de marzo encalló obstruyendo horizontalmente el Canal de Suez. A pesar de los esfuerzos por liberarlo solo lo desplazaron pocos metros y el tráfico continúa detenido. Afortunadamente, no se reportaron heridos y se cree que no hay fugas de combustible o aceite del barco.

El Ever Given fue desviado de su rumbo por una repentina ráfaga de viento, según sus propietarios Evergreen Marine Corp. Los datos del Servicio Meteorológico local indicaban que en ese momento había vientos con ráfagas de hasta 50 kilómetros por hora. Aunque puede ser difícil imaginar cómo esa intensidad puede mover un barco tan pesado, hay que considerar que su enorme longitud y altura le dan una gran superficie de empuje al viento.

Las autoridades del canal tuvieron que desplegar numerosos remolcadores para tratar de despejar la ruta, así como excavadoras para retirar tierra y abrir paso. Esta no es la primera vez que un barco queda atascado en el canal, pero sí es el de mayor tamaño en hacerlo. El gran interrogante es cuánto tiempo tardarán en abrir el canal nuevamente y reactivar el flujo normal del comercio. Tras una expansión en 2015, el canal ahora tiene caminos paralelos, uno para el tráfico en dirección sur y otro para el norte, a lo largo de 35 kilómetros de su longitud. Desafortunadamente, este incidente ocurrió en un punto donde solo hay un canal.

¿Qué sucederá con el comercio?

Esto depende en gran medida de cuánto tiempo pase hasta que los barcos puedan comenzar a moverse con normalidad. Hay rutas alternativas. De hecho, debido al aumento de la piratería frente a las costas de Somalia, algunas empresas ya estaban tomado el camino más largo alrededor de África, a través del Cabo de Buena Esperanza. Y la reducción del hielo marino, si bien es una señal preocupante del cambio climático, hizo que algunos pasajes previamente intransitables en el Ártico ahora sean una posibilidad. Pero estas opciones añaden tiempo y distancia a los viajes.

Esta ruta es particularmente importante para el transporte de petróleo y gas natural líquido, ya que permite a los buques llevar estos productos de Medio Oriente a Europa. Un efecto inmediato de este accidente fue un aumento futuro del petróleo del 1,3 %, que se produjo cuando surgió la noticia del encallamiento. Los petroleros usan regularmente el canal para enviar petróleo desde el Medio Oriente a Europa y Estados Unidos, por lo que el aumento es una señal de que los comerciantes temen que los envíos se interrumpan.

Unas 19.000 embarcaciones navegaron por el canal en 2020, de acuerdo a la Autoridad del Canal de Suez, una media de 51,5 al día. El Canal cruza el istmo de Suez en Egipto, una franja de tierra entre el mar Mediterráneo y el Rojo. Es una de las rutas comerciales más importantes del mundo y por ahí pasa el 10% del comercio global. Tiene 193 kilómetros e incorpora tres lagos naturales. En 2015 el gobierno de Egipto llevó a cabo un proyecto de expansión, con el que el canal ganó en profundidad.