meteored.com.ar

Japón registra 41,1 °C y empata un record anterior de temperatura

A solo dos años de registrado el récord de temperatura en Japón, el 17 de agosto se anotó el mismo valor. Las olas de calor extrema que antes ocurrían una vez cada medio siglo, ahora son cosas de casi todos los años.

Calor extremo
El calor extremo durante tanto tiempo hace que miles de personas terminen hospitalizadas.

La Organización Meteorológica Mundial confirmó esta semana que Japón repitió el récord absoluto de temperatura con 41,1 °C en medio de una muy intensa ola de calor, agravada por los altos niveles de humedad que son típicos en gran parte de las islas especialmente durante el verano.

El registro de esta temperatura se dio en la ciudad costera de Hamamatsu, unos 260 kilómetros al sudoeste de Tokyo. Según indica The Japan Times, esta temperatura iguala a la registrada el 23 de julio de 2018 en Kumagaya, prefectura de Saitama. Por su parte la Agencia Meteorológica de Japón había informado que la ola de calor se iba a extender al menos por una semana más.

La ola de calor que está afectando a gran parte de Japón se destacó por la gran cantidad de días con máximas superiores a los 35 °C. Los valores de humedad acompañaron todo el tiempo a la masa de aire cálido, haciendo que la sensación térmica supere holgadamente los 45 °C.

Ola de calor interminable

El récord de temperatura registrado en Hamamatsu viene precedido por una máxima de 40 °C el día anterior. De acuerdo a uno de los reportes dados a conocer por la Agencia de Meteorología de Japón, las condiciones que dan lugar a elevadas temperaturas van a continuar. De hecho se estima que las temperaturas por encima de los valores promedio se mantendrán al menos durante el mes de septiembre.

Los récords de temperatura sobre Japón se están reiterando cada vez con más frecuencia. El organismo meteorológico está probando un protocolo de avisos por calor intenso, para poder llegar a lanzar avisos de temperatura extrema en todo el país. Esa información podría salvar muchas vidas.

Este nivel de temperatura era poco frecuente antes del año 2000, y había que ir hacia atrás hasta la década de 1940 para encontrar un evento de calor similar al de este año. Pero después de ese año, la recurrencia de este tipo de olas de calor escaló hasta una cada dos o tres años. El año 2019 tuvo el promedio de temperatura más alta desde que hay registros, y 2020 va en camino para superarlo.

La huella del cambio climático

La comunidad meteorológica japonesa está convencida que estos cambios tan notorios en la recurrencia de olas de calor extremo demuestran que el cambio climático está ayudando a que se den condiciones que dan lugar a este tipo de condiciones extremas. Ya no se trata de eventos excepcionales sino de olas de calor extremas y extensas que pasaron de darse un vez cada medio siglo a una cada dos años, o menos aún.

Calor mortal
La gente busca cualquier alternativa para soportar el calor, a pesar de las medidas necesarias por el COVID19.

Por caso, la temperatura que ahora ostenta el segundo lugar, unos 40,2 °C se registró en 2013 en Shimanto, prefectura de Kochi. En el caso de la ola de calor de este año, su nivel de severidad ha llevado a que unas 10 personas perdieran la vida, según datos oficiales. Desde el 9 de agosto unas 6700 personas tuvieron que ser hospitalizadas por problemas graves de salud asociados al calor extremo.

Este tipo de olas de calor ocurren cuando altas presiones bloquean la llegada de frentes fríos desde el norte, y el viento dominante del sudeste coincide con la disposición de la isla haciendo que el efecto marítimo se vea disminuido.