meteored.com.ar

La comunidad científica se rebela: ¡la huelga climática ha comenzado!

La huelga climática ya ha comenzado. Equipos científicos y académicos de todo el mundo, movilizados por la Rebelión Científica, resisten la inacción de los gobiernos ante la crisis climática y se manifiestan de forma no violenta.

Rebelión climática
La semana de la huelga climática de científicos y académicos de todo el mundo ha comenzado.

El lunes 4 de abril se presentó el último informe del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), y el movimiento Rebelión Científica ( Scientist Rebellion) inició una semana de movilizaciones basadas en la resistencia civil no violenta. El grupo, formado por miembros de la comunidad científica, realizará acciones en 25 países entre el 4 y el 9 de abril bajo el lema “ 1,5 ºC ha fracasado, ¡revolución climática ya!”.

Scientist Rebellion se fundó en 2020 con el objetivo de movilizar a la comunidad científica y académica para que se sume a la resistencia civil no violenta ante la crisis climática.

Según este grupo de científicos, los informes hablan de un punto de inflexión, donde el daño causado al planeta es irreversible. En las próximas décadas, se esperan los peores escenarios, que representan una amenaza existencial extremadamente grave tanto para nosotros como para la mayoría de las formas de vida que habitan la biosfera.

La huella humana en el planeta, dicen, no se limita al cambio climático. La "sexta extinción masiva", que hace desaparecer diariamente a decenas de especies animales y vegetales, es otro de los efectos más preocupantes para los miles de científicos firmantes. La contaminación por plásticos, pesticidas, nitratos, metales pesados ha llevado a la humanidad a sobrepasar algunos “puntos de no retorno”.

Peor que la ficción

La reacción a esta emergencia climática ha demostrado una absoluta negligencia e incapacidad para hacer frente a esta situación por parte de los gobiernos. Según el propio IPCC, los movimientos sociales son la clave. Para Valérie Masson-Delmotte, paleoclimatóloga y codirectora del Grupo IPCC, la película Don't Look Up no es suficiente: "Nuestra realidad como científicos es mucho peor que esta obra de ficción".

La conclusión de este grupo es que cada vez somos más conscientes de lo que ocurre, pero no hacemos nada al respecto: "Miramos hacia arriba, pero no actuamos", se puede leer en el texto firmado por más de un millar de científicos, en referencia a la famosa película protagonizada por Leonardo DiCaprio.

La semana de la acción climática se desarrolla en un contexto informativo marcado por la guerra en Ucrania y la crisis energética acelerada por el conflicto. Las noticias de la Antártida, donde se registraron temperaturas sin precedentes, de hasta 40 ºC por encima de lo normal, sirvieron para recordarnos que las nuevas crisis no cancelan mágicamente las anteriores. Casi siempre las empeoran.

“Ya no basta con esperar a que los gobiernos lean nuestras publicaciones y comprendan la gravedad y urgencia de la crisis climática. No han estado a la altura, por lo que hemos optado por la resistencia civil no violenta”. - Rebelión científica.

En el Ártico, las temperaturas registradas en las estaciones meteorológicas cercanas al Polo Norte repitieron la misma situación inédita: temperaturas 30º por encima de lo normal, según Greenpeace.