meteored.com.ar

Horror en un lago en Las Vegas: baja el nivel del agua y aparecen cadáveres

La leyenda parece ser cierta y la sequía extrema expone la evidencia. En Las Vegas, los problemas terminan en el fondo del lago.

Lago Mead, hallazgos perturbadores
Un cadáver fue hallado dentro de un barril en el Lago Mead.

Podría ser el guion de una película de misterio. De a poco, sin que el ojo humano lo note, una gran sequía se instala. El lago empieza a retroceder, a vaciarse. Y a medida que el agua se retira, comienzan a asomar los secretos que estaban sepultados: barcos, lanchas, reliquias. Y sí, también cadáveres. No es una ficción. Esto está pasando en el Lago Mead, en el oeste de Estados Unidos, y tiene en vilo a las autoridades. Policías, forenses, antropólogos. Todos perplejos.

El Mead es el mayor lago artificial de Estados Unidos. Se ubica en el Río Colorado, entre los estados de Nevada y Arizona. Tiene –o solía tener- una superficie de 640 km2. Esto es 3 veces el tamaño de la ciudad de Buenos Aires. Provee de agua dulce a 7 estados y a 40 millones de habitantes. Pero hay otro dato que es decisivo: queda a sólo 40 kilómetros de Las Vegas. Y las leyendas urbanas siempre contaron que los problemas con la mafia, terminaban en el fondo del Lago Mead.

Ahora que una sequía sin precedentes afecta la región, los niveles de agua vienen en descenso y comienza a aparecer lo que antes estaba oculto: sólo en el lecho principal ya se encontraron 25 cuerpos humanos, y otros 3 cerca de la presa en Nevada.

Según los forenses, los restos llevan décadas sumergidos y presentan causas de muerte diversas, muchas de ellas por impacto de bala. Uno de los cuerpos se encontró dentro de un barril, y esto no hace más que reforzar la hipótesis de que es la mafia quien estuvo detrás de los asesinatos. La policía dice que esto podría ser la “punta del iceberg”, y que si el agua continúa bajando, el número de cadáveres descubiertos podría multiplicarse.

Lanchas, cofres y tesoros

Mientras las autoridades cerraron el perímetro para la investigación, otros sectores del lago permanecen abiertos al turismo y la recreación. El YouTuber Man+River recorrió la zona, entre las piedras y el barro, y encontró los restos de un naufragio, que ahora se calcinan al rayo del Sol. Un yate -que se habría hundido hace 30 o 40 años- repleto de objetos: ventanas, vajilla y hasta un teléfono. “Debemos ser los primeros en descubrir esto”, dijo emocionado el YouTuber. Lo más curioso es que la embarcación conserva el mástil y la bandera estadounidense.

Otro misterio que quedó al descubierto con el retroceso del agua es una antigua lancha de desembarco Higgins, de la década del 40, que se utilizó en la segunda guerra mundial. El Servicio de Parques Nacionales del Lago Mead (NPS) cree que la embarcación es excedente del conflicto bélico y que se puso en servicio en el Río Colorado, hasta que se hundió en su ubicación actual. Tampoco se conocen las causas del hundimiento de esta reliquia náutica, así que las autoridades ya comenzaron la investigación. Los especialistas estiman que la embarcación estaba a más de 50 metros de profundidad, y ahora yace con la mitad de su estructura al aire libre. Lo cual da una idea de la gravedad de la bajante del Mead.

Sequía extrema y problemas con el agua

Desde 1930, el lago ha abastecido a 7 estados y millones de personas. Hoy está en su mínimo histórico: apenas el 27 por ciento de su capacidad. Con el déficit de precipitaciones, la sequía y el aumento de la población, la situación se ha vuelto crítica. Mientras se ensayan soluciones a través de cortes de agua planificados, los estados que se alimentan de la cuenca están negociando planes para reducir drásticamente el consumo de agua.

“Cada sector en cada estado tiene la responsabilidad de garantizar que el agua se use con la máxima eficiencia. Para evitar un colapso catastrófico del Sistema del Río Colorado y un futuro de incertidumbre y conflicto, se debe reducir el uso del agua en la Cuenca”, dijo Tanya Trujillo, subsecretaria del Interior para Agua y Ciencia.

Los pronósticos nos son alentadores. Esta semana, el gobierno federal anunció que a partir de enero 2023 el río Colorado operará en “nivel de escasez 2” y esto significa que al menos 3 estados (Arizona, Nevada y México) tendrán que reducir aún más el consumo. Así que, como un efecto colateral impensado del cambio climático, es muy probable que el Lago Mead aún descubra varias sorpresas en su lecho.