Lluvias clave en un año con riesgo de sequía

Las lluvias registradas durante la primera parte del mes de septiembre pueden ser la clave fundamental para afrontar una campaña agropecuaria con características de sequía en todo el centro y Litoral argentino, especialmente en los últimos tres meses del año

Las lluvias registradas durante los primeros días de septiembre cortaron con una prolongada sequía sobre la zona central del país y gran parte del Litoral argentino. Si bien esta situación generó complicaciones en algunos sectores en particular, provocando excesos de precipitaciones y con zonas anegadas especialmente en la provincia de Buenos Aires, podría ser la llave para la mejora en la perspectiva de la producción agropecuaria, tanto de los cultivos de invierno como también la perspectiva para la campaña de verano.

El Pacífico central en su porción ecuatorial, sector que define el tipo de circulación que se puede presentar a lo largo de la campaña sigue marcando grandes indicios de la formación de un evento La Niña a partir de octubre o noviembre, fenómeno de débil intensidad, pero que entre los impactos más importantes que puede provocar es el detrimento de lluvias sobre el sector central y noreste de Argentina. Esta características se extendería a lo largo de todo el verano, pero podría verse suavizado por las últimas lluvias registradas.