meteored.com.ar

La peor tormenta de arena en una década golpea a China y Mongolia

El norte de China y la capital del país, Beijing, están actualmente envueltas en una calima de arena y polvo. Algunas partes de Mongolia también se vieron gravemente afectadas. Compartimos los mejores videos del cielo naranja, y te contamos qué sucedió.

El norte de China y Beijing están siendo afectadas por la peor tormenta de arena experimentada en una década. El fenómeno no ha sido tan intenso y extenso en mucho tiempo. Cientos de vuelos han sido cancelados desde dos aeropuertos importantes en Beijing debido a los fuertes vientos asociados y la baja visibilidad.


El reportero Shen Shiwei compartió imágenes del cielo de color marrón anaranjado pálido el lunes 15 de marzo (arriba), donde se observa el contorno difuso de los edificios. Los rascacielos en el centro de Beijing han estado envueltos en polvo y partículas de arena, en una neblina brumosa denominada calima. Las imágenes se asemejan a una película de ciencia ficción postapocalíptica, como podemos ver en los distintos videos compartidos en redes sociales.


Las partículas de arena y polvo suspendidas en el aire proceden de una tormenta que se desarrolló originalmente en el desierto de Gobi en la región de Mongolia Interior. Este desierto es una vasta y árida zona que se extiende desde el norte de China hasta el sur de Mongolia. La región puede ser susceptible a condiciones climáticas extremas agravadas por la expansión urbana y el pastoreo excesivo que acelera la desertificación. Los vientos levantaron polvo y arena del desierto y llevaron las partículas suspendidas al norte de China y a la capital del país.


La tormenta de arena se pudo ver desde Xinjiang y Gansu en el noroeste de China hasta Mongolia Interior y Hebei. Se recomendó el cierre de algunas escuelas debido a las condiciones adversas. Lamentablemente, seis personas fueron encontradas muertas después de que la severa tormenta de arena azotara Mongolia durante el fin de semana, y alrededor de 80 desaparecieron.

La oficina meteorológica del país la calificó como la peor tormenta de arena en una década, quien emitió una alerta amarilla por las condiciones, en niveles dañinos de calidad del aire. Previamente, el Centro Meteorológico Nacional había pronosticado arena y polvo en el área, esperando que afecte a 12 provincias y regiones.