meteored.com.ar

La plantación de árboles aumentaría las precipitaciones en Europa

Un nuevo estudio encontró que la conversión de tierras agrícolas en bosques aumentaría las lluvias de verano en un 7,6% en promedio. Los investigadores también encontraron que la adición de árboles cambiaría los patrones de precipitación de los nuevos bosques.

plantación árboles Europa cambio climático
Para muchos gobiernos, los árboles son un arma importante contra el cambio climático.

Los autores de esta nueva investigación, publicada en la revista Nature Geoscience, creen que las lluvias adicionales podrían compensar parcialmente el aumento de las condiciones de sequía esperadas por el cambio climático.

Los resultados sobre el aumento de las precipitaciones se basan, en parte, en observaciones de patrones existentes. Pero las razones subyacentes son menos claras: probablemente estén relacionadas con la forma en que los bosques interactúan con la condensación del aire.

La plantación de árboles se ha convertido en una de las principales armas de muchos países para combatir el cambio climático en todo el mundo. El primer ministro británico, Boris Johnson, dice que Reino Unido planea plantar alrededor de 30 millones de árboles nuevos para 2025.

Varios estudios han analizado la variedad de impactos, tanto positivos como negativos, que puede traer el auge de las plantaciones. Este nuevo estudio considera el impacto de convertir tierras agrícolas en bosques sostenibles en toda Europa.

Impactos positivos e negativos

Los autores del estudio utilizaron un modelo estadístico, basado en la observaciones, para calcular cómo los cambios en la cubierta forestal impactarían en las precipitaciones en todo el continente.

Los investigadores encontraron que si hubiera un aumento del 20% en los bosques, de manera uniforme en toda Europa, esto aumentaría las precipitaciones locales, especialmente en invierno y con mayores impactos en las regiones costeras.

Además de la lluvia local, la plantación de nuevos bosques tiene impactos a favor del viento. Los científicos también encontraron que las precipitaciones en estos lugares aumentaron particularmente en los meses de verano (alrededor del 7,6%).


Sin embargo, los autores también señalan que el aumento de las precipitaciones podría tener impactos potencialmente negativos al aumentar los patrones de precipitación que ya se han visto afectados por el cambio climático, particularmente en la región atlántica.

Los bosques nuevos tienden a evaporar más humedad a la atmósfera que las tierras agrícolas y este suministro adicional es la razón principal del aumento de las precipitaciones.

Uno de los principales impactos positivos de esta acción será el aumento de las precipitaciones que pueden combatir la sequía. Sin embargo, este aumento puede contribuir a una mayor desregulación de los patrones de lluvia.

El profesor Wim Thiery, de la Universidad Libre de Bruselas, destaca que, "reducir nuestras emisiones no será suficiente: también necesitaremos eliminar activamente el carbono de la atmósfera si queremos mantenernos por debajo de 1,5 ºC de calentamiento... la plantación de árboles aparece como un candidato potencial para la generación de estas emisiones negativas”.