meteored.com.ar

Pruebas de vida pasada en Marte pueden haber sido borradas

El robot Curiosity descubre que las pruebas de la vida pasada en Marte pueden haber sido borradas. El hallazgo abre nuevas posibilidades ya que parte de la vida podría haberse desarrollado en el subsuelo marciano.

Curiosity
El robot Curiosity descubrió que las pruebas de la vida pasada en Marte pueden haber sido borradas. Al mismo tiempo abrió la posibilidad de que esa vida esté en el subsuelo.

Un nuevo estudio realizado por la NASA ha llegado a la conclusión que es posible que se hayan eliminado los indicios de vida antigua en algunas zonas de Marte. Según relata LiveScience, el rover Curiosity de la agencia espacial hizo el sorprendente descubrimiento mientras investigaba rocas sedimentarias ricas en arcilla alrededor de su lugar de aterrizaje. Se trata del cráter Gale, un antiguo lago que se formó cuando un asteroide golpeó el Planeta Rojo hace aproximadamente 3.600 millones de años.

Los técnicos de NASA explicaron que la arcilla es un buen indicio de la existencia de vida porque suele crearse cuando los minerales rocosos se desgastan y se pudren tras el contacto con el agua, un ingrediente clave para la vida. Al mismo tiempo también es un material excelente para almacenar fósiles microbianos.

Cuando el Curiosity tomó dos muestras de lodo antiguo, una roca sedimentaria que contiene arcilla, de zonas del lecho del lago seco, fechadas en la misma época y lugar (hace 3.500 millones de años y con sólo 400 metros de diferencia), los investigadores descubrieron que una de las zonas contenía sólo la mitad de la cantidad esperada de minerales de arcilla. En cambio, esa parcela contenía una mayor cantidad de óxidos de hierro, los compuestos que dan a Marte su tono oxidado. Pero, ¿qué hacía que el hallazgo no sintonizara con lo que se esperaba hallar?

El autor del ocultamiento

El equipo que trabajó en la investigación cree que el responsable de esta desaparición geológica es la salmuera: agua super salada que se filtró en las capas de arcilla ricas en minerales y las desestabilizó, arrastrándolas y borrando partes del registro geológico, y posiblemente también del registro biológico.

"Solíamos pensar que una vez que estas capas de minerales de arcilla se formaban en el fondo del lago del cráter Gale, permanecían así, preservando el momento en que se formaron durante miles de millones de años", dijo en un comunicado el autor principal del estudio, Tom Bristow, investigador del Centro de Investigación Ames de la NASA en Mountain View, California. "Pero las salmueras posteriores rompieron estos minerales de arcilla en algunos lugares, esencialmente restableciendo el registro de la roca". Con ello, el registro de vida primitiva quedó oculto.

El Curiosity completó su análisis perforando las capas de la roca marciana antes de utilizar su instrumento de química y mineralogía, conocido como CheMin, para investigar las muestras. El proceso de transformación química de los sedimentos se denomina diagénesis y podría haber creado nueva vida en el subsuelo de Marte, aunque haya borrado algunos indicios de la antigua vida en su superficie.

¿Acaso puede haber vida en el subsuelo de Marte?

Aunque los antiguos registros de vida pueden haber sido borrados en las manchas de salmuera, las condiciones químicas provocadas por la entrada de agua salada pueden haber permitido que surja más vida en su lugar, dijeron los científicos. "Estos son lugares excelentes para buscar pruebas de vida antigua y medir la habitabilidad", dijo en el comunicado John Grotzinger, coautor del estudio y profesor de geología del Instituto Tecnológico de California. "Aunque la diagénesis puede borrar los signos de vida en el lago original, crea los gradientes químicos necesarios para sustentar la vida en el subsuelo, así que estamos realmente emocionados de haber descubierto esto".

Caltech
La cámara HiRISE a bordo del Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA capturó esta foto del rover Curiosity el 18 de abril de 2021. (Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/UArizona)

La misión del Curiosity en Marte comenzó hace nueve años, pero el rover ha seguido estudiando el Planeta Rojo mucho más allá de los dos años iniciales de su misión, para establecer la habitabilidad histórica de Marte para la vida. Ahora trabaja en colaboración con el nuevo rover Perseverance Mars, que aterrizó en febrero de 2021 y al que se le ha encomendado la tarea de recoger muestras de roca y suelo para un posible regreso a la Tierra.

La investigación realizada por Curiosity no sólo ha revelado cómo cambió el clima marciano, sino que también ha ayudado a Perseverance a determinar qué muestras de suelo debe recoger para aumentar las probabilidades de encontrar vida. Según detalla LiveScience, la búsqueda de vida en Marte ha recibido un nuevo impulso gracias a un nuevo estudio que podría haber triangulado la posible ubicación de las seis emisiones de metano detectadas por el rover Curiosity durante su estancia en el cráter Gale. Dado que todo el metano de la atmósfera terrestre procede de fuentes biológicas, los científicos están encantados de encontrar este gas en Marte.