meteored.com.ar

Las corrientes oceánicas y los remolinos se están intensificando

Un nuevo estudio revela que se están produciendo cambios en la energía de las corrientes oceánicas y los remolinos, lo que tiene implicancias para el almacenamiento de dióxido de carbono y el clima.

Corrientes oceánicas
Las corrientes oceánicas y los remolinos son importantes para transportar nutrientes, calor y carbono a través del océano.

Distintos investigadores están actualmente preocupados en que el aumento de energía en los remolinos (más comúnmente conocidos del idioma ingles como "eddies") pueda afectar la capacidad de absorción de dióxido de carbono en el Océano Austral.

Como los procesos de la tierra están interrelacionados, las corrientes oceánicas pueden afectar el clima global. La energía de estas corrientes y sus remolinos asociados ha aumentado, lo que podría afectar la forma en que el océano almacena dióxido de carbono y calor. Desde el comienzo de la revolución industrial, el océano ha absorbido más de un tercio del dióxido de carbono adicional en la atmósfera de los combustibles fósiles.

Los remolinos, en particular, recogen una gran proporción del dióxido de carbono emitido a la atmósfera por las actividades humanas. Son sistemas importantes para distribuir calor, carbono y nutrientes en diferentes partes del océano, y para regular el clima.

Un estudio revela la intensificación de los remolinos

Las corrientes oceánicas y los remolinos han cambiado en las últimas tres décadas, según un estudio publicado recientemente titulado 'Global changes in oceanic mesoscale currents over the satellite altimetry record' en la revista Nature Climate Change.

En él, los autores informan un aumento importante en la variabilidad de mesoescala en áreas ricas en remolinos entre 2-5% por década, mientras que los océanos tropicales tienen una disminución en la variabilidad. Estos cambios observados en la circulación oceánica tienen efectos en cadena sobre el intercambio de calor y carbono entre el océano y la atmósfera.

Los autores enfatizan que los remolinos oceánicos de mesoescala juegan un papel muy importante en la mezcla de calor, carbono y nutrientes, al tiempo que regulan el clima y las escalas locales y regionales.

Océanos CO2 Cambio climático
El dióxido de carbono en la atmósfera es absorbido en parte por el océano.

En el estudio, los científicos analizaron la temperatura y la altura del océano usando altímetros en satélites desde 1993 hasta 2020. Descubrieron que los remolinos se estaban volviendo más intensos en lugares donde se sabe que están activos. Los investigadores encontraron que estos cambios ocurren en el Océano Austral, así como en el Atlántico Sur a lo largo de la corriente de Australia Oriental.

Los científicos descubrieron que los remolinos en el océano se han vuelto cada vez más intensos, lo que afecta la capacidad de absorber dióxido de carbono y gases de efecto invernadero.

Se observó una intensificación de la fuerza de los remolinos sobre el Océano Austral, así como otros tipos de cambios en la Corriente del Golfo, la Corriente del Este de Australia y más. De manera alarmante, la energía adicional en estos sistemas puede afectar la capacidad del Océano Austral para absorber dióxido de carbono.

Es difícil precisar una relación directa entre estos cambios y el cambio climático; sin embargo, los cambios pueden afectar el clima global y la industria pesquera. Reflexionando sobre sus resultados, la Dra. Janet Sprintall de la Institución Scripps de Oceanografía en California dijo: “Los océanos del mundo absorben la mayor parte del dióxido de carbono que los humanos arrojan a la atmósfera. El Océano Austral, en particular, absorbe alrededor del 40% de la absorción total del océano y gran parte de esa absorción se logra mediante los remolinos del océano".