Aires de cambio

Desde la última semana del mes de diciembre las condiciones de lluvia comenzaron a cambiar sustancialmente sobre una importante porción del territorio nacional. Se pasó de tener características de sequía a condiciones de humedad óptima en tan solo tres semanas.

Leonardo De Benedictis Leonardo De Benedictis 23 Ene 2020 - 18:21 UTC
Lluvia, Cultivos, Humedad
La presencia de lluvias de gran magnitud y de manera relativamente generalizada han mejorado notablemente las condiciones hídricas de gran parte del país

La semana entre Navidad y Año Nuevo fue un punto de inflexión para una gran zona del país. Comenzaron a generarse lluvias y tormentas de variada intensidad en un amplio sector del territorio nacional.

Si bien no hubo cambios a nivel macro, ya que la situación de “El Niño” se mantuvo en condiciones neutrales, las características de humedad fueron presentando una situación totalmente diferente.

En las primeras tres semanas del mes de enero, hubo sectores que registraron más de 300mm revirtiendo totalmente las condiciones hídricas, incluso llegaron al punto de presentar excesos en sectores puntuales.

Además, las marcas térmicas también fueron favorables para que se observe la mejora de humedad en el suelo, ya que en general los registros de temperatura se mantuvieron relativamente moderados, fomentando una menor evaporación.

Tendencia de corto plazo

En los próximos días, la característica fundamental será el elevado registro térmico en todo el centro y norte del país. Temperaturas muy superiores a los parámetros normales provocarán una importante tasa de evaporación, especialmente sobre el centro del país.

Humedad, Suelo, Pasturas, Cultivos, Lluvias
Condiciones hídricas para un suelo de referencia al 22 de diciembre de 2019 (izquierda) y al 19 de enero de 2020 (derecha) (Mapas confeccionados por la Oficina de Riesgo Agropecuario)

Recién a partir de la próxima semana se espera que se presenten episodios de lluvias y tormentas relativamente generalizados especialmente durante el próximo miércoles. Pero estos eventos seguirán presentándose como las típicas tormentas de verano, que no dejan registros parejos, por lo que hay zonas que no recibirán un buen caudal de agua.

Pronóstico de mediano plazo

Analizando las probabilidades para el próximo mes, al no observarse cambios significativos en la anomalía de temperaturas de superficie de mar sobre la zona ecuatorial del Pacífico central, se depende de factores más locales y regionales, que muestran una gran variabilidad tanto temporal como zonal de los eventos que puedan generarse.

Además, la tendencia de temperaturas se sigue manteniendo con registros dentro de los promedios o levemente superiores, con un núcleo marcado sobre la porción central del país. Por lo tanto, con estas características, si bien se observa una mejora sustancial de las condiciones hídricas, se necesita de la presencia recurrente de precipitaciones para poder mantener un buen nivel de humedad en todo el país.

Publicidad