Alerta asteroide 2029: el “Dios del caos” se acerca

Dentro de diez años el asteroide Apophis planea pasar realmente muy cerca de nuestro planeta. La NASA, y otras entidades espaciales, monitorean su movimiento para que los cálculos sean precisos. ¿Podría este asteroide impactarnos?

Marina Fernández Marina Fernández 24 Ago 2019 - 12:23 UTC
Apophis asteroide
Apophis se acercará en 2029. La NASA está preparando un programa para que las personas aprendan a protegerse en caso de que entre a nuestra atmósfera. Imagen: NASA/JPL-Caltech

El asteroide 99942 apodado “el Dios del Caos” fue bautizado como “Apophis” que en la mitología egipcia representaba a las fuerzas maléficas, las tinieblas y la encarnación del caos. Después de esta dura descripción de su nombre nos queda en la mente la idea de peligro, alerta y hasta destrucción, claro. Pero antes de alarmarse, es necesario conocer las consecuencias que puede dejar su paso a escasos kilómetros de la superficie terrestre, y cuáles son las posibilidades reales de impacto contra la Tierra.

Apophis fue descubierto en el año 2004 en el Observatorio Nacional de Kitt Peak, y desde aquel momento se lo mantiene totalmente monitoreado. Se trata de una roca de aproximadamente 340 metros de diámetro, orbita alrededor del Sol, y se lo ha calificado dentro del grupo como Potencialmente Peligroso (Potentially Hazardous Object por sus siglas en inglés, PHO).

La NASA, tras importantes y minuciosos cálculos de su trayectoria, anunció que el viernes 13 de abril de 2029 el “dios del caos” pasará a sólo 31 mil kilómetros de la superficie de la Tierra, esa distancia astronómicamente hablando es realmente muy corta. Según las simulaciones de su movimiento, pasará más cerca incluso que algunos satélites artificiales geoestacionarios, (por ejemplo, los satélites argentinos de comunicaciones ARSAT orbitan a unos 36 mil kilómetros de altura).

Su trayectoria

Gracias a los avances de la ciencia, el creciente conocimiento sobre astrofísica, y las poderosas supercomputadoras capaces de realizar cálculos matemáticos muy pesados en poco tiempo, es posible que los especialistas obtengan excelentes simulaciones de cuál será la órbita de un asteroide en los próximos años. Estos modelos se alimentan con los datos de todo el entorno del Sistema Solar, las fuerzas gravitacionales de cada cuerpo celeste interactúan (en mayor o menor medida), y dan como resultado “el camino de Apophis”.

También es verdad que existe siempre un margen de error cuando se trata de un cálculo aplicado sobre la naturaleza, Una pequeña variación en las fuerzas contempladas o algún factor subestimado/sobreestimado, pueden terminar amplificando un error en el cálculo y dar como resultado un cambio en la distancia de acercamiento a nuestro planeta.

El sistema es dinámico, y eso puede hacer que las cosas en diez años terminen siendo diferentes a las comentadas en la actualidad. Con respecto a esto, la NASA sostiene que la probabilidad de que Apophis impacte contra la Tierra es de 1 en 100 mil y no representa un peligro para la vida del planeta, ese es un dato alentador. Mientras tanto, el magnate y físico Elon Musk se mostró preocupado por el asunto y publicó refiriéndose a Apophis: “¡Gran nombre! No me preocuparía por este en particular, pero una gran roca golpeará la Tierra eventualmente y actualmente no tenemos defensa".

Mitigación de asteroides

SpaceX , la empresa estadounidense de transporte aeroespacial fundada por Musk, tiene un contrato firmado por 6 millones de dólares para hacer una misión en conjunto con la NASA. El plan es desviar asteroides a través de la Prueba de Redirección de Asteroides Doble (DART, por sus siglas en inglés).

El procedimiento consiste en enviar una nave para hacerla impactar en un asteroide binario (compuesto por dos cuerpos “mellizos”), el objetivo es que con esa fuerza logre cambiar su órbita alrededor del gemelo más grande, y probar así la posibilidad de desviar la trayectoria de un asteroide. Este podría ser un método muy útil en un futuro, para salir del blanco de asteroides potencialmente peligros con altas chances de impacto sobre la superficie terrestre.

Lo veremos pasar…

Apophis será el asteroide más grande en pasar cerca de la Tierra, y lo podremos ver atravesar el cielo, incluso a simple vista. Primero se hará visible en el cielo nocturno como una luz cruzando el hemisferio sur, recorriendo de este a oeste la costa australiana; siguiendo su órbita atravesará el Océano Índico y el Ecuador. Manteniendo su movimiento aparente hacia el oeste, pasará por África y luego cruzará Europa durante la medianoche ¡allí tendrá la máxima aproximación a la superficie terrestre! Luego le toca el turno al Océano Atlántico, lo sobrevolará en tan sólo una hora, finalmente en 60 minutos se moverá veloz cruzado EE.UU.

Como se trata del primer asteroide de esas dimensiones en acercarse tanto a la Tierra, será una excelente oportunidad para que los científicos realicen estudios especiales de los PHO. Además es el escenario ideal para motivar a la sociedad a interiorizarse más con esta temática tan apasionante como importante, porque puede ser la que salve a la humanidad en algunas decenas de años (o menos).

Publicidad