Cambio climático: zonas calientes cercanas al Río de la Plata

El alza de la temperatura en los océanos es generalizada pero se destaca una zona de rápido calentamiento cercana a las costas de Uruguay y Argentina. El caso paradigmático de la almeja amarilla en la región.

Christian Garavaglia Christian Garavaglia 18 Sep 2019 - 15:59 UTC
Cambio climático Río de la Plata Uruguay Argentina Almeja
La extinción de la almeja amarilla en la región como signo inequívoco del cambio producido. Foto: The Washington Post.

Un artículo publicado estos últimos días en el diario The Whasington Post reveló numerosos puntos del planeta que se han calentando por lo menos 2°C durante el último siglo, un umbral crítico que debería no sobrepasarse si se quieren evitar cambios irreversibles en el planeta.

Con respecto a los océanos, se observa una tendencia generalizada al calentamiento aunque algunos sectores se calientan mucho más rápidos que otros y un área que rodea al Río de la Plata despierta nuestro particular interés.

"Hay dos áreas bien definidas: un es frente al Río de la Plata y la otra, de mayor escala, que abarca toda el área de la corriente de Brasil", explicó al portal de noticias Infobae Alberto Piola, director de Investigación en el Departamento de Oceanografía, Servicio de Hidrografía Naval y Profesor de Oceanografía en el Departamento de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas de la UBA.

Cambio climático Río de la Plata Uruguay Argentina Almeja
Anomalia de temperaturas de los últimos 5 años con respecto al periodo de referencia 1880-1899. Fuente: The Washington Post

Esta zona de calentamiento anormal fue identificada por los científicos en 2012 aunque queda mucho por investigar. Se conoce que es un área de 336.000 km2 que se calentó extremadamente rápido, más de 2°C siendo el doble del promedio mundial.

La zona caliente del Atlántico Sur (hotspot) forma parte de una tendencia global: en todo el mundo, enormes corrientes marinas se trasladan a posiciones nuevas. Al desplazarse, las aguas se calientan. Los científicos encontraron procesos de calentamiento similar en las zonas occidentales de otros cuatro océanos: el Atlántico Norte, el Pacífico Norte, el Pacífico Sur y el Índico.

La compleja situación de la almeja en la región rioplatense

Durante la década del ´90, la extinción de almejas en las playas uruguayas y argentinas daba la pauta de que algo estaba cambiando y una nueva era climática se abría camino. Cuando la temperatura aumenta entre 1,5 y 2°C en el planeta, uno de los animales oceánicos más severamente afectados son las especies de bivalvos: almejas, ostras y mejillones. Los bivalvos son apenas el comienzo. La vida en el océano es extremadamente sensible a la temperatura.

Omar Defeo, biólogo marino y profesor de la Universidad de la República en Uruguay, explicó a The Washington Post que "en un proceso de más o menos 10 años, las muertes en masa destruyeron las poblaciones de almejas amarilla".

Los reguladores gubernamentales, académicos como Defeo y los propios pescadores han ideado un plan para aprovechar el suministro cada vez menor de la almeja amarilla. "La estrategia es capturar un bajo número de almejas, porque el stock es muy reducido, vender con un buen precio a los restaurantes y solo tener este bajo número de pescadores", señaló Defeo.

Hoy en día las almejas más raras se venden por casi el doble de lo que eran hace solo seis años. Esto se debe a que los restaurantes que atienden a los turistas han comenzado a comercializar los moluscos como un auténtico manjar de alta gama.

Publicidad