meteored.com.ar

La contaminación del aire vuelve a niveles previos a la pandemia

La Agencia Espacial Europea aportó mapas esclarecedores en donde se observa cómo los niveles de dióxido de nitrógeno se están recuperando rápidamente en China. Se espera una proyección similar para Europa, próximamente.

coronavirus covid19 pandemia
Las medidas de confinamiento alrededor del mundo ayudaron a mermar los niveles de contaminación. La situación empieza a revertirse.

El 23 de enero de 2020, el mundo vio entrar en vigencia el primer confinamiento por coronavirus en Wuhan, China, en un esfuerzo por detener la propagación de la enfermedad. Este bloqueo sentó el precedente para medidas similares en otras ciudades del país, poniendo fin a las actividades diarias, incluida la industria y el tránsito. Se cerraron fábricas y otras industrias y se confinó a las personas en sus hogares. Luego, medidas similares se pusieron en marcha en todo el mundo durante las siguientes semanas y meses.

Como resultado, los satélites detectaron una reducción significativa de los contaminantes del aire en China. Esto incluyó la reducción de las emisiones de dióxido de nitrógeno, un gas que contamina el aire principalmente como resultado del tránsito y la combustión de combustibles fósiles en los procesos industriales.

Ahora, más de un año después, cuando las restricciones se han relajado, el nivel promedio de contaminantes del aire se ha recuperado y está aumentando nuevamente.

Retornando a valores preocupantes

De acuerdo a lo indicado por la Agencia Espacial Europea (ESA) en un comunicado, los datos indican que las concentraciones de dióxido de nitrógeno en Beijing cayeron alrededor de un 35% entre febrero de 2019 y 2020, antes de volver a niveles similares en febrero de 2021. De manera similar, en Chongqing, el dióxido de nitrógeno se redujo aproximadamente un 45% entre febrero de 2019 y febrero de 2020, antes de volver a casi duplicar los números pre-COVID.

Estas conclusiones se sintetizan claramente en los mapas de arriba aportados por la ESA, en donde se muestran las concentraciones medias mensuales de dióxido de nitrógeno, derivadas de los datos del satélite Copernicus Sentinel-5P, en las partes central y oriental de China en febrero de 2019, febrero de 2020 y febrero de 2021. El mapa muestra la fluctuación de los niveles entre los tres períodos, indicando con rojo oscuro las altas concentraciones de dióxido de nitrógeno.

Instrumental satelital a bordo

Claus Zehner, director de la misión Copernicus Sentinel-5P de la ESA, dijo: “Esperábamos que la contaminación del aire se recuperara a medida que se levantaran los confinamientos en todo el mundo. Las concentraciones de dióxido de nitrógeno en nuestra atmósfera no dependen únicamente de la actividad humana. Las condiciones climáticas como la velocidad del viento y la cobertura de nubes también afectan esos niveles, sin embargo, una gran cantidad de estas reducciones se deben a la flexibilización de las restricciones. En las próximas semanas y meses, esperamos aumentos de las concentraciones de dióxido de nitrógeno también en Europa”.

Los datos son obtenidos gracias al instrumento Tropomi a bordo del satélite Copernicus Sentinel-5P, la primera misión de Copernicus dedicada a monitorear nuestra atmósfera.

Claus agregó: "Las características especiales del satélite Copernicus Sentinel-5P, con su alta resolución espacial y su capacidad precisa para observar trazas de gases en comparación con otras misiones de satélites atmosféricos, nos permiten generar estos mapas únicos de medición de concentración de dióxido de nitrógeno desde el espacio".

El satélite lleva el instrumento Tropomi para mapear una multitud de gases traza como dióxido de nitrógeno, ozono, formaldehído, dióxido de azufre, metano, monóxido de carbono y aerosoles, todos los cuales afectan el aire que respiramos y, por lo tanto, nuestra salud y nuestro clima.