meteored.com.ar

Descubren un gran agujero en el hielo más grueso del Ártico

Estudios recientes descubrieron un enorme agujero en una de las capas de hielo más grueso del Ártico. Hasta ahora se pensaba que esa zona era menos vulnerable al cambio climático, pero estos hechos demuestran que la erosión también está impactando allí.

Hielo artico
Reciente estudio descubrió un agujero en una de las zona de hielo más grueso del Ártico.

Un estudio reciente logró revelar que en mayo de 2020 se abrió un enorme agujero en el hielo más grueso y antiguo del Ártico. Hasta ahora los científicos pensaban que esta zona de hielo era la más estable del Ártico, pero la gigantesca grieta indica que el antiguo hielo también es vulnerable al deshielo. El término para definir esta situación es polinia, una zona de mar abierto rodeada de hielo marino. Este tipo de zonas se forman por dos razones. O bien por un factor termodinámico: que ocurre cuando la temperatura de la superficie del agua no alcanza el punto de congelación, generalmente debido a la surgencia de agua a altas temperaturas en la zona que disminuye la formación de hielo o, incluso, puede llegar a evitar por completo su formación. Esta polinia se denomina polinia sensible al calor.

También pueden formarse por factor catabático, y se produce por la influencia del viento catabático o por las corrientes marinas, que empujan el hielo lejos de la zona de hielo permanente. Esta polinia, que suele llamarse de calor latente, se genera cuando la capa de hielo que se acumula durante el primer año, que se encuentra a la deriva, es empujada lejos de la costa. Para el caso del estudio, claramente se trata de una polinia sensible al calor.

La polinia, o zona de aguas abiertas, es la primera que se observa al norte de la isla de Ellesmere, en el Ártico. Pero en un informe sobre el agujero en el hielo, publicado en agosto en la revista Geophysical Research Letters, los investigadores dedujeron, a partir de antiguos datos de satélite, que polinias similares podrían haberse abierto en 1988 y 2004, de acuerdo a lo citado por Live Science.

No es una buena señal

En un comunicado, el autor principal del estudio, Kent Moore, investigador del Ártico en la Universidad de Toronto-Mississauga, señaló que "al norte de la isla de Ellesmere (Canadá) es difícil mover el hielo o derretirlo simplemente porque es grueso, y hay bastante". Es por ello que no se habían visto polinias en esa región antes. Que ahora aparezcan tan al norte no es para nada una buena señal.

El hielo marino de la costa norte de la isla de Ellesmere suele tener más de 4 metros de espesor y una edad media de 5 años. Pero ahora está resultando vulnerable al rápido calentamiento que se está produciendo en las latitudes septentrionales. En el verano de 2020, el Mar de Wandel, o el extremo oriental de la región perdió la mitad de su hielo suprayacente, según un estudio realizado en julio de 2021. Otro estudio de este año mostró que los arcos de hielo que conectan el hielo marino estable con Groenlandia se están formando más tarde y se derriten más rápido cada año.

Ahora, los investigadores afirman que la última zona de hielo podría derretirse por completo cada verano a finales de siglo, lo que supondría el fin para los animales que dependen del hielo marino durante todo el año, como los osos polares. Las polinias son grietas en el hielo marino que también suelen comenzar durante las tormentas, cuando el viento mueve el hielo. En mayo de 2020 hubo una fuerte tormenta al norte de la isla de Ellesmere, y las imágenes por satélite mostraron que el 14 de mayo se formó una grieta larga y estrecha, o plomo. El 15 de mayo, la grieta se había convertido en una polinia elíptica de unos 100 kilómetros de largo y 30 kilómetros de ancho. Pero el 26 de mayo, la polinia se cerró rápidamente.

La paz transitoria

Los investigadores también examinaron conjuntos de datos satelitales más antiguos que registraban la concentración de hielo marino. Con esa información descubrieron que probablemente se abrió una polinia en la zona en mayo de 1988, aunque las imágenes de satélite de esa época no eran lo suficientemente nítidas como para discernir la forma o el tamaño de la apertura. También es probable que se produjera una segunda polinia en mayo de 2004. Los vientos durante el evento de 2004 fueron más fuertes que en 1988 o 2020, pero la polinia de 2004 fue más pequeña que la apertura de 2020. Esto puede deberse a que el hielo se ha reducido desde 2004, lo que significa que los vientos más débiles pueden crear aberturas más amplias.

Polinia
Una polinia es una zona de agua rodeada por hielo marino en zonas polares.

Para los investigadores, la formación de una polinia en la zona es realmente interesante. Funciona como una especie de grieta en el escudo de esta sólida cubierta de hielo que suele existir en esa zona. Por ello, el hecho de que esto ocurra también pone de manifiesto cómo está cambiando el Ártico.

En el futuro, las polinias podrían abrirse con más frecuencia a medida que se derritan los últimos hielos del Ártico. Pero en el corto plazo, estas zonas abiertas pueden ser oasis para la vida: La luz del Sol llega al agua del océano, lo que permite una mayor fotosíntesis de las algas, que atrae a peces y crustáceos. Estos animales, a su vez, atraen a aves marinas, focas y osos polares. Pero si queda claro que esta explosión de vida es sólo temporal.