Eclipse de Luna y Superluna de sangre, ¡no te lo pierdas!

Ya llega el primer eclipse de Luna del año y será total, se teñirá de color rojo y además tendremos Superluna. Enterate cómo, cuándo y dónde podrás ver el espectáculo astronómico.

Marina Fernández Marina Fernández 19 Ene 2019 - 15:05 UTC
Eclipse de Luna de Sangre
Preparate para ver la Superluna eclipsada y al mismo tiempo "de sangre". La etapa de la totalidad se mantendrá por una hora.

El eclipse de Luna total se da cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna generando un cono de sombra que oscurece a nuestro satélite mientras se encuentra en su fase llena, hasta bañarla completamente de una tonalidad rojiza. Esto puede ocurrir solamente cuando los tres cuerpos celestes están alineados, es así como la Tierra logra bloquea parte de la luz solar que debería llegar a la Luna y la eclipsa.

El cono de sombra que proyecta la Tierra se divide en dos partes debido al mayor tamaño angular del Sol: la umbra donde no existe radiación solar directa, y la penumbra en donde los rayos del Sol son bloqueados solo parcialmente en la porción exterior de la sombra terrestre.

Esta situación tan particular se dará el domingo 20 de enero, y se podrá ver el fenómeno desde Argentina a partir de las 23.36 hora local (comienza la penumbra). Con una duración de 5 horas y 12 minutos, siendo el máximo de la totalidad (luna roja o de sangre) a las 2.12 de la madrugada del lunes 21 de enero y terminando a las 4.48 hora local. Se verá desde nuestro país y también en todo el continente Americano, mientras que en Europa, Asia y África se podrá ver al menos una parte de este eclipse.

Tipos y etapas del eclipse lunar

A diferencia de los eclipses de Sol los lunares pueden ser vistos desde cualquier parte del planeta siempre y cuando sea de noche, el show de la naturaleza se extiende por varias horas que están determinadas por sus “contactos”, cada uno de ellos fija una etapa clave del fenómeno.

Etapas del eclipse de Luna
Diagrama de contactos en un eclipse total de Luna. Imagen: De Thóumas - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0.

El primer contacto (P1) es el comienzo del eclipse penumbral (es muy sutil el oscurecimiento o baja de brillo que ocurre en el disco lunar), luego comienza el eclipse parcial con el segundo contacto (U1) aquí la Luna toca el límite exterior de la umbra terrestre (el oscurecimiento se detecta a simple vista). El comienzo del eclipse total se da en el llamado tercer contacto (U2) aquí el disco lunar entra completamente dentro de la umbra terrestre, cuando está en su centro se da el máximo del eclipse. Se lo conoce como cuarto contacto (U3) a la etapa del final de la totalidad, y ahora desandando el camino ya recorrido la Luna pasa por el quinto contacto (U4) cuando finaliza el eclipse parcial. El último y sexto contacto (P2 o P4) es la etapa final de eclipse penumbral y la Luna llena se aleja completamente del cono de sombra.

Debido a las distintas sombras los eclipses se clasifican en: penumbral cuando la Luna pasa solo a través de la penumbra terrestre (U1, U2, U3 y U4 no serán medidos), parcial en donde sólo una parte de la Luna entra en la umbra, (U2 y U3 no se presentarán), y total como el de este 21 de enero, que es cuando el disco lunar entra completamente en la zona umbral.

Luna "de sangre” y “Superluna”

El eclipse de Luna total se conoce también como Luna de sangre porque al alinearse la Tierra, la Luna y el Sol, nuestro satélite se pinta de un color rojizo por la proyección de rayos solares que atraviesan la atmósfera terrestre, la cual absorbe la radiación visible de las ondas más cortas como el azul y verde, pero no las rojas y anaranjadas. Si nuestro planeta no tuviera atmósfera, durante un eclipse total de Luna ya no la veríamos teñirse de rojo sino que quedaría en el momento de la totalidad íntegramente oscurecida y tapada por la sombra.

Además este eclipse viene asociado con una superluna porque nuestro satélite natural alcanza el perigeo (el punto más cercano a la Tierra), a una distancia de 357.344km el 21 de enero a las 16.59 hora local. Como se acorta la distancia Tierra-Luna se verá el disco lunar ligeramente más grande y luminoso de lo usual, a esto se le llama: superluna.

¿Qué necesito para poder verlo?

Para observar este o cualquier otro eclipse de Luna no necesitamos máscaras, ni lentes homologados o filtros especiales, el procedimiento en estos casos es sencillo porque se ve a simple vista. Se necesita buscar un lugar cómodo, disponer de tiempo para relajarse y contemplar el fascinante fenómeno astronómico mirando directamente hacia el disco lunar mientras se desarrollan todas sus etapas. Mucho mejor aún si estamos en un lugar donde la contaminación lumínica no es muy poderosa, así el avance del eclipse se percibe mucho más espectacular sin fuentes de luz artificial que compitan con el brillo de la Luna llena y de sangre.

Algo que sí es fundamental para una óptima visualización es que el cielo nocturno se encuentre libre de nubosidad, es muy importante que la meteorología nos acompañe con cielos mayormente despejados para no perdernos ni un instante del espectáculo natural. Por ejemplo, contaremos con escasa nubosidad en un amplio porcentaje de nuestro país para la noche de domingo. Consulta como estará el pronóstico en tu zona para el momento del eclipse aquí.

Publicidad