meteored.com.ar

NOAA actualizó el GFS, su principal modelo de pronóstico meteorológico

Las mejoras incorporadas al modelo GFS ayudarán a la precisión de las previsiones de una amplia gama de condiciones meteorológicas. El cambio, largamente esperado, da un salto de calidad a uno de los modelos más utilizados a nivel global.

GFS
La última actualización del modelo GFS apunta, entre otras cosas, a mejorar el pronóstico de eventos severos.


La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA) ha actualizado su modelo meteorológico insignia, el Global Forecast System (GFS) para mejorar la capacidad de predicción del tiempo a nivel global. El objetivo central de los cambios es avanzar en mejoras para la predicción de la génesis de los huracanes, la modelización de la localización de las nevadas, las previsiones de lluvias intensas y el rendimiento general del modelo.

Por primera vez, el GFS se acoplará a un modelo global de olas denominado WaveWatch III que ampliará las previsiones actuales de olas de 10 a 16 días y mejorará la predicción de las olas oceánicas forzadas por la atmósfera. El acoplamiento del GFS y de los modelos de olas agilizará el conjunto de producción del National Centers for Environmental Prediction (NCEP) al consolidar los datos de previsión atmosférica y de olas y distribuirlos conjuntamente.

La resolución del GFS aumentará duplicando el número de niveles verticales, de 64 a 127. Las mejoras en la física atmosférica también aumentarán las capacidades de previsión de nieve y precipitaciones en esta última actualización. Según lo señalado por el doctor Louis W. Uccellini, director del Servicio Meteorológico Nacional de la NOAA, “esta mejora sustancial del GFS, junto con las actualizaciones en curso de nuestra capacidad de supercomputación, demuestra el compromiso con el avance de la previsión meteorológica para cumplir nuestra misión de proteger la vida y la propiedad."

El puntapié inicial para futuras mejoras

El doctor Uccellini también indicó que "la actualización establece una base sólida para otras mejoras previstas que permitirán asimilar aún más datos en el modelo". A mayor capacidad de cálculo, los modelos meteorológicos avanzan en precisión y mayor cantidad de información entregada.

Además de las actualizaciones del GFS, la NOAA está modernizando al mismo tiempo el Sistema Global de Asimilación de Datos (GDAS). Este esfuerzo permitirá que el modelo incorpore más datos de los satélites geoestacionarios y de órbita polar, así como observaciones de viento, temperatura y humedad a nivel de vuelo de los aviones.

"Estas actualizaciones forman parte del Sistema de Predicción Global de Próxima Generación dentro del marco del Sistema de Predicción Unificado (UFS), que es un esfuerzo para aprovechar la experiencia de la comunidad meteorológica en general y acelerar el camino de la investigación a las operaciones", dijo en un comunicado oficial Vijay Tallapragada, Ph.D., Jefe de la Rama de Modelado y Asimilación de Datos en el Centro de Modelado Ambiental (EMC) de la NOAA.

Mejora de previsión en varias áreas

Al acoplar los modelos WaveWatch III y GFS, se amplían las previsiones de oleaje actuales y se integra la previsión de oleaje en el modelo global para mejorar los productos del modelo. El EMC llevó a cabo pruebas retrospectivas y en tiempo real, que abarcaron parte de la temporada de huracanes de 2018 y todo el período comprendido entre el 10 de mayo de 2019 y el presente, para una evaluación exhaustiva de las actualizaciones del modelo.

Olas
En la última versión de GFS el pronóstico de olas ha sido uno de los puntos centrales a hora de mejorar su pronóstico.

Esta última versión del modelo, denominada GFSv16, mostró una mejora de las capacidades de previsión en muchas áreas, incluyendo los tiempos de anticipación de la génesis de los huracanes, la previsión de nevadas y la predicción de eventos de lluvia extrema. Además al entregar muchos más niveles de pronóstico hace mucho más potente a la herramienta e intenta acortar distancia con el modelo europeo.

El anuncio marca la primera actualización importante del GFS basado en el núcleo dinámico de volumen finito cúbico (FV3), que sustituyó al GFS basado en el núcleo dinámico espectral en junio de 2019. El GFS con el núcleo dinámico FV3 aúna la física superior de la atmósfera global con la fiabilidad y la velocidad del día a día de la predicción meteorológica numérica operativa.