meteored.com.ar

Meteoroide impacta y daña el telescopio James Webb... ¿y ahora?

A menos de un mes de entrar en funcionamiento, el espejo principal del telescopio espacial fue dañado por el impacto de un micrometeoroide. James Webb es el telescopio de ciencia espacial más grande y poderoso jamás construido.

james webb, espacio, telescopio
Ingenieros instalando los espejos del telescopio antes de su lanzamiento al espacio. (NASA)

Entre el 23 y el 25 de mayo, el Telescopio Espacial James Webb de la NASA sufrió un impacto en uno de los segmentos primarios de su principal espejo. Después de las evaluaciones iniciales, la Agencia declaró que el telescopio todavía funcionaba a un nivel superior a todos los requisitos de la misión, a pesar de que el impacto había dejado un efecto marginalmente detectable en los datos.

Los impactos de micrometeoroides son un aspecto inevitable de la operación de cualquier nave espacial, que rutinariamente sufre muchos golpes en el transcurso de las largas y productivas misiones científicas en el espacio. “Siempre supimos que Webb tendría que capear el entorno espacial, lo que incluye la luz ultravioleta fuerte y las partículas cargadas del Sol, los rayos cósmicos de fuentes exóticas en la galaxia y los impactos ocasionales de micrometeoritos dentro de nuestro sistema solar”, dijo Paul Geithner, subdirector técnico de proyectos en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

nasa, ciencia, webb
Maqueta en tamaño real del telescopio James Webb y el equipo del proyecto. (NASA)

El espejo de Webb fue diseñado para soportar el bombardeo de micrometeoroides -partículas del tamaño de polvo que vuelan a velocidades extremas- en su órbita alrededor del Sol y la Tierra. Mientras se construía el telescopio, los ingenieros utilizaron una combinación de simulaciones e impactos de prueba reales en muestras de espejos para tener una idea más clara de cómo fortalecer el observatorio para que funcione en órbita. El problema surge porque este impacto más reciente fue mayor de lo que se modeló y está más allá de lo que el equipo pudo haber probado en el terreno.

Para proteger al Webb en órbita, los equipos de vuelo usan maniobras protectoras que intencionalmente alejan la óptica de las lluvias de meteoritos conocidas. Este impacto más reciente no fue el resultado de una lluvia de meteoritos y actualmente se considera un evento fortuito inevitable. Como resultado de este impacto, se formó un equipo especializado de ingenieros para buscar formas de mitigar los efectos de más impactos de micrometeoroides de esta escala.

Aún vamos a poder disfrutar de las imágenes

El telescopio tiene la capacidad de detectar y ajustar las posiciones de los espejos, lo que permite una corrección parcial del resultado de los impactos. Al ajustar la posición del segmento afectado, los ingenieros pueden cancelar una parte de la distorsión. Esto minimiza el efecto de cualquier impacto, aunque no toda la degradación puede ser cancelada de esta manera.

El telescopio espacial James Webb es el principal observatorio de ciencia espacial del mundo. Resolverá misterios en nuestro sistema solar, mirará más allá de mundos distantes alrededor de otras estrellas y explorará las misteriosas estructuras y orígenes del nuestro universo y nuestro lugar en él.

Los ingenieros ya han realizado un primer ajuste de este tipo para el segmento de espejo recientemente afectado, y los ajustes planificados adicionales continuarán afinando esta corrección. Estos pasos se repetirán cuando sea necesario en respuesta a eventos futuros como parte del monitoreo y mantenimiento del telescopio a lo largo de la misión.

"Con los espejos de Webb expuestos al espacio, esperábamos que los impactos ocasionales de micrometeoritos degradaran con gracia el rendimiento del telescopio con el tiempo", dijo Lee Feinberg, gerente de elementos del telescopio óptico Webb en NASA Goddard. Este impacto reciente no provocó ningún cambio en el cronograma de operaciones del Webb y está todo preparado para el lanzamiento de las primeras imágenes y el inicio de las operaciones científicas dentro de un mes.