meteored.com.ar

Si la temperatura global subiera más de 3 °C, ¿cómo se sentiría?

Actualmente el mundo no está en camino de limitar el calentamiento global a 1,5 °C, y las temperaturas podrían aumentar en más de 3 °C para 2100. Pero, ¿cómo se sentiría eso?

calentamiento global
Actualmente, el mundo no está en camino de limitar el calentamiento global a 1,5 °C.

En los últimos cinco años, la temperatura global más cálida registrada se ha documentado dos veces: en 2016 y 2020. La temperatura media de la superficie de la Tierra en 2020 fue 1,25 °C por encima del promedio mundial entre 1850 y 1900, antes de la industrialización y antes de que la actividad antropogénica comenzara a emitir grandes cantidades de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono.

Pero eso es solo 0.25 °C por debajo de la cifra de 1.5 °C establecida por el Acuerdo de París en 2015, para limitar el aumento de la temperatura global, previniendo o al menos evitando algunos de los impactos más dañinos del cambio climático.

Sin embargo, el mundo actualmente no está en camino de limitar el calentamiento global a 1,5 °C , según la COP26. Los objetivos anunciados en París darían lugar a un calentamiento muy por encima de los 3 °C para 2100 en comparación con los niveles preindustriales. Si continuamos como estamos, las temperaturas seguirán aumentando, lo que traerá aún más inundaciones catastróficas, incendios forestales, eventos de tiempo extremo y destrucción de especies.

Calentamiento diferente para todos

Independientemente de cuánto se caliente el mundo, no será igual para todos. Investigaciones anteriores que utilizan modelos climáticos sugieren que el Ártico, el centro de Brasil, la cuenca del Mediterráneo y el territorio continental de EE.UU. se calentarán mucho más que el promedio mundial. Pero ¿qué significa eso?

Las proyecciones climáticas a nivel regional sugieren que 4 °C de calentamiento podrían traer temperaturas de 43 °C a Cambridge.


“Las estadísticas de 'temperaturas medias globales' y 'puntos calientes regionales' son conceptos abstractos, útiles para los responsables de la formulación de políticas, pero algo que nadie puede sentir realmente”, explica el profesor Robert Wilby, experto en modelos hidroclimáticos de la Universidad de Loughborough.

“Es más, las proyecciones de temperatura de los modelos climáticos globales son típicamente para paisajes silvestres o agrícolas, promediados en decenas a cientos de kilómetros cuadrados. Estas proyecciones están muy alejadas de las condiciones que se encontrarán en las calles de la ciudad, dentro de los lugares de trabajo, espacios públicos y nuestros hogares. Pero estos son los lugares donde se decidirá la salud, la comodidad y la productividad durante las olas de calor más intensas que traerá el cambio climático".

Wilby dice que los análisis de la Oficina Meteorológica del Reino Unido sugieren que las temperaturas globales que están 4 °C por encima de los niveles preindustriales pueden alcanzarse tan pronto como en la década de 2060. “Las proyecciones climáticas a nivel regional sugieren que 4 °C de calentamiento global podrían traer temperaturas de 43 °C a Cambridge”. Pero esta proyección para el día de verano más caluroso para Cambridge en la década de 2060 implicó ajustar los modelos climáticos con las temperaturas promediadas de las estaciones meteorológicas.

Cambridge
Las temperaturas de 43 °C en Cambridge serían una realidad en un escenario bajo 4 °C de calentamiento global.

“Estas tienden a estar ubicadas lejos de fuentes de calor artificial y, a menudo, en áreas con césped y vegetación”, agrega Wilby. "Las superficies de asfalto y los centros urbanos de alta densidad suelen ser varios grados más cálidos y se comportan de manera muy diferente a las estaciones meteorológicas rurales".

Entonces, lo que se siente como 4 °C en un área, puede sentirse más cálido en otro lugar. Los modelos climáticos tienden a simular temperaturas para áreas urbanas, suavizando los picos y valles de días individuales. También ignoran las medidas tomadas por las ciudades para adaptarse al aumento de las temperaturas, como el aumento de los espacios verdes o los techos reflectantes. Las variaciones complejas de temperatura entre las calles siguen sin resolverse, lo que significa que incluso los modelos más modernos probablemente subestiman la verdadera gravedad del calentamiento futuro en las áreas urbanas.