meteored.com.ar

Eunice Foote, la feminista que descubrió el efecto invernadero

Cuando el destacado físico y químico irlandés John Tyndall publicó sus revolucionarios descubrimientos sobre el efecto invernadero en 1859, no mencionó a la persona que años antes había hecho un descubrimiento similar.

Efecto invernadero
Eunice Foote habría pasado a la historia como la primera persona en demostrar la existencia del efecto invernadero.

Eunice Foote podría haber pasado a la historia si no fuera por el hecho de que, tras la publicación de sus hallazgos relacionados con el efecto invernadero, fue completamente olvidada por la ciencia.

Durante más de 150 años, nadie conoció el nombre de Eunice Foote. Ni siquiera entre los científicos. Poco se sabe de su vida, más allá del experimento sencillo pero efectivo que realizó en 1856, con tubos llenos de diferentes gases y expuestos a la luz solar.

Sin embargo, este simple experimento fue la clave para comprender la ciencia del clima y el cambio climático años más tarde. Y lo hizo antes que nadie, en un momento de la historia en el que las mujeres eran participes en la ciencia.

Lo que no está claro es si John Tyndall ignoró a Foote porque no la consideraba relevante o si simplemente desconocía su trabajo.

El dominio de los hombres en la ciencia

Se sabe que Eunice Newton nació el 17 de julio de 1819 en Connecticut, EE.UU., Y que vivía en Nueva York. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) la describe como una "científica aficionada", lo que en su época se conocía como una filósofa natural.

Para combatir el dominio masculino en la ciencia, las mujeres lucharon por una situación de igualdad que les otorgara los mismos derechos que los hombres. Su nombre aparece en la lista de firmantes de la "Declaración de sentimientos", un documento firmado en Nueva York durante la Convención de Seneca Falls en 1848.


Fue la primera convención sobre los derechos de la mujer, que abordó, entre otras cosas, el sufragio femenino. Foote firmó junto con otras 67 mujeres y 32 hombres. Su esposo, Elisha Foote, con quien se casó en 1841, también firmó. Ocho años después de la convención, Eunice haría su primera investigación científica.

El experimento

En 1856, los hallazgos de Foote fueron presentados en la Reunión Anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia. El experimento se basaba en el efecto del calor del Sol en diferentes gases y uno de esos gases era el dióxido de carbono, conocido por ser un gas de efecto invernadero.

Para su experimento, Foote usó dos cilindros de vidrio en los que colocó termómetros de mercurio. Usando una bomba de aire, vació uno de los tubos. En el otro, comprimió el gas. Luego, asegurándose que los cilindros estuvieran a la misma temperatura, los expuso a la luz solar.


Lo que encontró fue revelador, a pesar de la sencillez de la prueba. El tubo que contenía CO2 consiguió calentarse mucho más que los otros, más de 50 °C. No solo eso, sino que también tomó mucho tiempo que se enfriase cuando se le quitó de la fuente de calor.

Foote ya sabía que el CO2 estaba presente en la atmósfera y que sus niveles variaban dependiendo de las epocas del planeta. Así, concluyó que "una atmósfera compuesta por este gas podría dar a nuestra Tierra una temperatura elevada". Su metodología no fue innovadora, sin embargo, esto nunca se había hecho antes con dióxido de carbono.

De esta forma, Foote demostró que el CO2 y el vapor de agua modulan el calentamiento proveniente del Sol. Y lo hizo tres años antes que Tyndall.

cuestión de género

Pero no fue Foote quien presentó sus hallazgos a la asociación. Fue su colega, el eminente científico Joseph Henry. Aunque no estaba prohibido, las mujeres no solían participar en estas reuniones. Ni la investigación ni la presentación de Henry se incluyeron en las actas de la conferencia.

Aunque fue Eunice Foote quien desarrolló el experimento y lo completó, no fue ella quien lo introdujo, sino Joseph Henry.

En 1857, el estudio fue publicado en el American Journal of Science and Arts, y un resumen del mismo en el Annual of Scientific Discovery bajo el nombre de David Ames Wells. Poco se supo de los descubrimientos de Foote en Europa, y la acogida por parte de la comunidad científica fue bastante escueta. Solo dos revistas europeas se hicieron eco de la investigación de Foote, y lo hicieron de forma muy resumida.

Se sabe que Foote realizó más investigaciones científicas al menos hasta la década de 1860. Murió en Massachusetts el 30 de septiembre de 1888.