meteored.com.ar

NASA planea interceptar asteroide que se acercará a la Tierra en 2029

El asteroide Apophis se acerca peligrosamente a la Tierra y podría provocar un evento catastrófico. Para evaluar los riesgos que corremos, la NASA está preparando una misión para interceptar directamente el objeto en el espacio.

Apophis asteroide
El asteroide llamado Apophis se acercará peligrosamente a la Tierra en 2029, brindando una oportunidad única para obtener información vital sobre el objeto y los riesgos que plantea.

Astrónomos han descubierto que un asteroide potencialmente peligroso se acercará mucho a nuestro planeta dentro de siete años. Y no, esta no es una reseña de la película "Don't Look Up". Se espera que el objeto, conocido como Apophis, se aproxime a la Tierra alrededor del 13 de abril de 2029.

Será posible ver el asteroide en el cielo a su paso a distancias tan cercanas como las órbitas de algunos de nuestros satélites, amenazando incluso con golpear algunos de los instrumentos y causar grandes daños.

Cuando los astrónomos lo detectaron por primera vez en 2005, descubrieron que el asteroide tenía 340 metros de largo, un tamaño equivalente al del Empire State Building, lo suficientemente grande como para causar una extinción masiva en nuestro planeta.

Actualmente, los científicos creen que el primer paso del asteroide no representará un riesgo para el planeta, pero la gravedad de la Tierra desviará la trayectoria del asteroide. Esto haría que al pasar cerca del planeta nuevamente alrededor de 2060, tenga una trayectoria mucho más peligrosa.

La NASA planea interceptar a Apophis antes de que llegue

Para asegurarse de que el planeta no está en peligro, los científicos de la NASA planean realizar una investigación directa del asteroide, enviando una misión para interceptarlo. Los hallazgos iniciales y planes fueron publicados en Decadal Survey for Planetary Science and Astrobiology.

Si todo se desarrolla según lo planeado, la misión podrá interceptar el objeto meses antes de su máximo acercamiento, identificando sus propiedades físicas, compuestos internos, mapeando su estructura y calculando el riesgo real de impacto.

Después de todo, si existe la posibilidad, por pequeña que sea, de que Apophis entre en una nueva trayectoria que provoque a futuro que el objeto choque con la Tierra, es mejor descubrir todo lo posible sobre el objeto ahora, incluso cómo desviarlo hacia una nueva trayectoria.

Se espera que asteroides peligrosos como Apophis pasen por la Tierra al menos una vez cada mil años, por lo que es un buen momento para que los astrónomos hagan un seguimiento y una prueba paralela a DART, un proyecto conjunto entre la NASA y la ESA que intentará redirigir la trayectoria de una roca espacial.

Apophis es una antigua reliquia de la formación del sistema solar, y su estudio por sí solo puede revelar mucho sobre la historia de nuestro propio planeta. Aunque no sea un riesgo para nosotros, estudiarlo es una oportunidad única que solo podrá repetirse dentro de mil años.