Las lluvias de la última quincena del año

La necesidad de lluvias significativas se va extendiendo por toda la porción central del país y sólo sobre la franja norte se observan algunos sectores con buena disponibilidad de humedad, pero las elevadas temperaturas comienzan a preocupar.

Leonardo De Benedictis Leonardo De Benedictis 12 Dic 2019 - 21:02 UTC
Seca, Sequía, Lluvia, Temperatura, Calor
La falta de lluvias se hizo sentir en los cultivos de invierno y ahora ya está complicando la implantación de la gruesa en la mayor parte del país.

En un año en el cual las condiciones de lluvias han sido erráticas, acotadas y esporádicas, han dejado como consecuencia una situación de falta de humedad en la mayor parte del país. Tanto la región pampeana, como la zona de Cuyo, el norte de la Patagonia y parte del norte argentino presenta características de déficit hídrico.

Esta situación está generando un importante retraso de las tareas de implantación de los cultivos de verano. En algunos casos, la falta de humedad en el suelo ha provocado que muchos productores decidan no sembrar cultivos tempranos debido a la poca humedad disponible, retrasando la siembra y cambiando a cultivos más tardíos o de ciclos más cortos.

La tendencia en la segunda quincena de diciembre

Los modelos meteorológicos de perspectivas de corto y mediano plazo, no muestran una gran reactivación de las precipitaciones sobre la porción central del país. Si bien se observa una tendencia de lluvias algo más activa que la primera mitad del mes de diciembre, no serían suficientes para revertir la situación pero por lo menos ayudarán a mejorar la situación en las capas superficiales del suelo.

En los mapas de anomalías de lluvia, se ve que las precipitaciones durante los próximos 7 días siguen siendo pobres en la mayor parte del país, sólo con algunos núcleos algo más destacados, pero sólo concentrados en algunos puntos aislados del noreste argentino, mientras que sobre la porción central, las lluvias siempre se mantienen por debajo de los promedios.

Anomalía, Tendencia, Lluvia, Precipitaciones, Sequía
Anomalía de lluvias previstas para la penúltima semana de diciembre (izquierda) y la última semana del año (derecha) según el modelo CFS (Obtenido de https://www.tropicaltidbits.com)

En cuanto a la perspectiva para la última semana del mes, el panorama no cambia demasiado, ya que la situación en cuanto a su estructura, mantiene sólo algunos núcleos de lluvia superior a lo normal, pero la mayor parte del país presenta precipitaciones dentro de los promedios o incluso levemente por debajo de lo normal. Con estas características es difícil que la humedad del suelo pueda comenzar a mostrar una mejora definitiva.

El comportamiento de la temperatura

Hemos transitado una de las semanas más cálidas del último período, pero ahora los valores tienden a normalizarse. Si bien la proyección térmica se mantiene por encima de los niveles medios, en general tiende a aproximarse a los valores medios para la época del año.

Pero en ésta época, las marcas térmicas normales presentan valores elevados, por lo que la tasa de evaporación es muy elevada, una de las más altas del año, y esto no ayuda en nada a que las condiciones de humedad comiencen a mejorar. Esta característica se agrava a medida que nos desplazamos hacia el norte, ya que sobre esa porción del país, los registros térmicos comienzan a ser extremos, con una gran pérdida de humedad por la evaporación.

Publicidad